Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 18
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ENTREVISTA+CRÍTICA: 2manydjs: "La música siempre tendrá más influencia del pasado que del presente"

     

    Galería de fotos del concierto por César de la Lama:

    comunidad.diariodemallorca.es/galeria-multimedia/Concierto/Many-Mallorca-Rocks/31087/1.html

     

     

     

    Stephen y David Dewaele (DJs, músicos y productores)


    Estos hermanos belgas han surtido a las pistas de baile de las mezclas más sorprendentes, hilarantes y al mismo tiempo inspiradas de la última década. Reyes mundiales de la macro fiesta en estadios junto a muy pocos (otro sería Fatboy Slim, quien también actuó en el ciclo Mallorca Rocks), inventaron el mash-up, conjunción de dos canciones ultra conocidas a priori incompatibles. Crearon docenas de hits que dieron a conocer desde Bruselas y a través de las ondas con su Radio Soulwax, nombre este último que tomaron para fundar una banda de rock bailable que ha sido su “cara oficial”, habida cuenta de que no poseían los derechos de gran parte de la música que utilizaban. Después han producido, entre otros, a Daft Punk, LCD Soundsystem, Gorillaz, David Bowie, Miss Kittin, Justice, Kylie Minogue o Robbie Williams. Su primera actuación en Mallorca fue el pasado martes, el mismo día que David Guetta en BCM, con quien han coincidido en numerosas ocasiones. A pesar de que lo más suave que la crítica dice de éste es “hortera”, los belgas se desmarcan con una defensa del parisino. La entrevista, realizada tras la actuación, empieza con Stephen bramando porque alguien ha echado limonada en su copa de champán. “¡Sacrilegio!”, afirma.

     

    -Por lo que acabamos de ver, estáis de acuerdo con Fatboy Slim en que el futuro en las pistas de baile es la vuelta del acid.

    -David: ¿Eso lo ha dicho él? Debe tener una bola mágica... No sabemos cuál es el futuro. Él es rico, y puede pagar a gente que viaje al futuro para saber qué sonará entonces.

     

    -¿No sois ricos?

    -Stephen: No, tenemos un presupuesto limitado, no como él, que sí tiene mucho dinero.

      

    -Hay dos tipos de DJs, los que rinden su ego al público y los que no. ¿De qué tipo sois vosotros?

    -D: (duda) creo que somos del tipo... ¡no lo sé!

      

    -¿Aún no lo sabéis?

    -D: Déjame que pregunte yo: ¿rinde su ego alguien como DJ Doorly?

     

     -Si pincha la música que el público quiere oír, se podría decir que sí.

    -D: ¿Y Fatboy?

      

    -La cuestión es que le hice esta misma pregunta a Mark Ronson –actuó también el ciclo Mallorca Rocks–, y contestó que cuando pincha no tiene ego. Y pensé que mentía.

    -(risas).

     

     -Volviendo a vosotros, la mejor definición que he oído es que pincháis la historia del pop en formato bailable. ¿Os parece adecuado?

    -S: Lo dicen sobre todo por nuestros programas de radio, y ahora nos han llegado a llamar “comisarios” por los visuales que llevamos en directo –una mezcla de portadas de numerosos discos históricos–, porque parecen una exposición. La importante es que el público se vuelva loco bailando, y para ello funciona mejor la vieja música que la que no se conoce. No pretendemos educar a nadie, pero es fantástico cuando un chaval te viene al final del concierto y te dice “me ha encantado esa canción”, pensando que es un tema nuevo, y entonces le dices que la canción tiene 30 años.

      

    -¿Y por qué os invitaron el año pasado a actuar en el Sonar, “festival de electrónica avanzada”? ¿Querían de vosotros que dieseis una clase de historia musical a su público, gran parte de él muy joven?

    -S: Desde luego la idea es interesante. Es curiosa esa división, muy marcada, entre futuristas y retros. Lo retro es gigante, tanto que la mitad de lo que está hoy en las listas se nota que está mirando al pasado. Es curioso que haya mucha gente que se queje de la música de hoy, que odia la música nueva.

      

    -¿No está siendo excesiva la tendencia retro en la música? Si uno ve el resumen editado del festival de Glastonbury 2010, hay muchos grupos nuevos que hacen soul, funk o rhythm&blues de corte clásico.

    -D: No puedes comparar el presente con el pasado, porque éste es mucho más amplio, y obviamente, cuando intentas mezclar ambas cosas, siempre va a haber más influencia del pasado que del presente.

      

    -Entonces habrá que darle la razón al escritor Simon Reynolds, quien en su última novela, Retromania, afirma que los músicos de hoy miran tanto hacia el pasado que se están olvidando de crear el sonido de nuestros días.

    -D: No estoy en absoluto de acuerdo. Yo oigo música de hoy, aún hecha con aparatos antiguos, de la que te pudo decir hasta de qué año es. Existe una generación muy determinada que ha creado esa música, a la que nosotros hemos empujado todo lo que hemos podido.

    -S: Exacto, hay una generación muy reconocible, y muy joven. Y todos esos músicos jóvenes futuristas también han mirado al pasado para hacer su música.

    -D: Yo he tenido esta misma discusión con Simon, sobre si es más importante tener algo nuevo o algo bueno, y creo que es mejor tener alguno bueno.

      

    -Otro de los aspectos que define vuestra música es el sentido del humor.

    -S: Qué bien que digas eso. Todas las bandas que nos gustan tiene sentido del humor.

     

     -¿Metallica tienen sentido del humor –en su sesión pincharon Master of puppets–? ¿Habéis visto Some kind of a monster?

    -S: Para hacer ese documental, o mejor dicho, para dejar que alguien haga ese documental, hay que tener mucho sentido del humor... En serio, creo que todos los grupos que nos gustan tienen sentido del humor, y cada uno lo muestra de diferente manera, como por ejemplo hacen los Beastie Boys. Siempre he sospechado de las bandas con aires altivos, pero tampoco hay que ser como Bloodhound Gang.

     

    -¿Qué es una producción comercial y qué es una producción minoritaria?

    -S: No sabría decirte cuál es ninguna de ellas. Supongo que lo que las distingue es la reacción del público: si baila o no. Y a veces el público me sorprende, porque se enciende con canciones que no esperaba que les hiciese reaccionar hasta ese nivel. Pero si yo supiese qué es mayoritario y qué minoritario, sería Fatboy Slim. Nosotros solo somos dos tipos a los que les gusta la música.

     

    -Lo siento, no he escuchado todos sus discos ni todos sus programas de radio. ¿Incluyen en alguno música española?

    -S: Sí, Chimo Bayo –en este instante explota una algarada de risas y aspavientos entre los varios españoles presentes–. Bueno, bueno, somos capaces de mezclar 24 horas de música brasileña y de otro tipo, pero con la música española no hemos investigado tanto. Hemos oído muchas historias sobre el pop que se hacía ya en el último periodo con Franco, y así como hemos descubierto revisiones sorprendentes de la música norteamericana hechas en Italia o en Alemania, queremos profundizar en lo que se hizo de manera similar en España. Pero como Franco murió en 1975, lo más fácil de encontrar fuera de vuestro país es esa música disco que empezó en los ochenta. Sabemos que hay mucho garage, mucho rock progresivo...

    -D: ¿Hablas de España o de México?

    -S: ¡De España!

     

    -Habéis pinchado varias veces en Eivissa, y siempre a lo grande...

    -D: ¿Por qué os interesa Eivissa si estamos en Mallorca?

     

    -Está aquí al lado, y se habla tanto de su modelo de ocio que quisiera saber vuestra opinión. Para unos es lo máximo en glamour y fiesta, para otros simboliza la ostentación decadente. ¿Qué es Eivissa para vosotros? ¿Os gusta lo que es hoy?

    -S: No

      

    -¿Por qué?

    -S: Porque todo el mundo intenta convencerte de que se está pegando la fiesta de su vida, y no te lo crees. En nuestra radio tenemos un programa de dos horas dedicado a la isla, en el que ponemos la electrónica que nos gustaría oír mientras conduces de un extremo de esa preciosa isla al otro. Todavía quedan viejos hippies, con los que hemos hablado, y cuentan que iban a Ku o a otros clubs parecidos, incluso a los inicios de Pachá, y cómo en aquella época obligaban a pinchar siempre algo de música española. Aquella gente tenía ideas muy abiertas sobre la música y la sociedad. Aquello era bastante cool, pero hoy no queda nada de eso. Hoy solo manda el dinero y la música horrible. Imagina que eres un chaval y que tu artista favorito toca en Pachá o donde sea, ¡y tienes que pagar 80 euros para verle! Y cuando llegas allí hay una zona llamada “VIP” llena de gente que no te gusta, y solo puedes beber agua porque es lo único que te puedes pagar. Aquel espíritu hippie de juntarse toda esa gente sin importar la procedencia ya no existe. Solo hay dinero, yates y rusos.

     

     -Intuyo que el concepto de Ibiza/Mallorca Rocks os gusta más.

    -S: Mucho más, y hay que decir que uno de los mayores aciertos son los precios moderados que permiten que la gente joven, a la que no le interesa el DJ de moda, pueda ver un buen grupo haciendo música de hoy. Eivissa nos provoca sensaciones ambivalentes. Nos encanta la isla y oír hablar sobre ella a los nativos, pero lo de hoy es horrible, sobre todo la música. Hemos ido varias veces a tocar, pero solo desde hace dos años hemos sentido que se entendía nuestra música. Hasta entonces nos miraban como diciendo “no valéis lo suficiente para pinchar en Space”.

      

    -New Musical Express ha publicado una lista con los, a su juicio, peores artista de la historia. El nº1 es Justin Bieber. ¿Trabajaríais con Bieber?

    -(largo silencio) D: Depende de la canción. Siempre hay una buena canción para cualquier artista. La música siempre está por delante, y si ésta merece la pena, lo haríamos.

      

    -Hoy pincha aquí al lado David Guetta. ¿Qué os gusta de su trabajo y qué no os gusta en absoluto?

    -S: ¿Sí? ¿Aquí al lado? Qué curioso: hoy mismo he tenido una larga conversación sobre él con Marc de la sala Razzmattazz de Barcelona mientras comprábamos discos. Él también quería saber mi opinión sobre Guetta. Lo que hace no me gusta, no es nuestro rollo, pero tal vez es demasiado... quiero explicarlo bien... Es muy fácil decir “odio a David Guetta”, pero hace muchísimo tiempo que le conocemos, y siempre ha sido honesto y coherente con lo que quiere ser: una estrella del pop siempre éxito en las listas, y no ser el más cool. Nunca ha engañado a nadie, y eso es muy respetable.

      

    -¿Se podría decir que tiene menos ego que nadie?

    -S: ¡No lo sé! ¡A lo mejor tiene más que nadie!

    -D: Hemos tocado con él muchas veces. Hemos participado en su Fuck me, I’m famous, y además puedo decir que es un tío encantador. Tal vez actúe de manera un poco más naíf de lo que es realmente, pero te aseguro que si entrase por esa puerta sería tan amable y elegante que te rendirías.

    -S: ¿Sabes que es lo que más me gusta de él? Que tiene 43 años, lo cual me parece sorprendente en los tiempos de Justin Bieber.

    -D: Hay muchas historias que deberían saberse. Hace nueve años pinchamos con él para 200 personas, y entonces ya hablábamos del viejo hip hop y del viejo house. No es un tipo que haya aparecido de repente, sino que en los inicios de muchas cosas él ya estaba allí trabajando, y conoce toda aquella música. Lo que hace hoy no me gusta, pero a menudo los que le critican son gente demasiado estúpida.

    -S: Y además es un buen DJ, con muy buena técnica, y créeme que eso no es algo habitual.

     

     -¿Por qué hay tantos “mejor DJ del mundo”?

    -D: Hay tantos y tanto público para cada uno de ellos, que realmente no importa.

      

    -En la pasada década lo que daba la dimensión de un DJ era conquistar (o no) los grandes estadios. Hoy parece que hay una vuelta al club.

    -D: Absolutamente, y he de decir que algunos nos sentimos culpables de todo aquello de los grandes estadios. Llegó un momento en el que nuestros sets de música parecían conciertos, y se perdió la conexión directa, hacer bailar al público, que los chicos pudiesen hablar con las chicas, que éstas pudiesen bailar de manera sexy... A veces no había diferencia respecto a una banda de metal, y ha sido necesario recuperar la dimensión correcta.

     

     -Ronson afirmaba en su entrevista que no es lo mismo ser DJ y productor en Europa que en EE UU: en el viejo continente es un trabajo profesional, mientras que en Norteamérica puede llegar a ser una clase social. ¿Opináis lo mismo?

    -D: Si lo dice Mark... lo conozco, y es un chico inteligente. No sabría qué decirte, pero no estoy muy de acuerdo, porque James Murphy –de LCD Soundsystem– viene de Nueva York y ha permanecido constantemente fuera de ese microcosmos. Y de allí vienen también fenómenos como Arcade Fire... Probablemente hablaba pensando en el hip hop, cultura que él conoce muy bien y desde donde se dio a conocer.

     

    -Para acabar: ¿están equivocados los 50 millones de fans de Guetta ­–los Dewaele editaron en 2007 con Soulwax 50 Million Soulwax Fans Can’t Be Wrong?

    -S: No, ni mucho menos. En francés decimos que el gusto (goût) y el color (couleur) no son lo mismo. Todo el mundo tiene su visión de las cosas, y si a 50 millones de personas les gusta Guetta, no se equivocan.

    -D: ¿Qué vamos a decir? A nosotros nos cae bien.

       

     

    CRÍTICA

    2manysdjs

    Ciclo Mallorca Rocks. Hotel Fiesta Mallorca Rocks. Aforo: 3.000 aprox. Lleno.

     

    Éxito ambivalente

    La sesión de los hermanos Dewaele recordó a la ofrecida por Fatboy Slim hace escasas semanas: si el público acudió a darse un baño de los estereotipos creados por el artista en cuestión (en este caso, esos mash-ups infalibles de espíritu analógico), no fue posible. La actuación se nutrió de ritmos acid, solo moteada por algunos temas (Girls and Boys de Blur, Master of Puppets de Metallica, Love is in the Air de John Paul Young, You Shook Me All Night Long de AC/DC, Breed de Nirvana, con el que cerraron la noche) que provocaron más desconcierto que jolgorio, sonando además casi inmaculadas, sin las mezclas que han definido la praxis del dúo. Llamó la atención el escasísimo juego de luces, tal vez para no entorpecer los visuales, estos sí bastante meritorios, y la actitud de plena fiesta fue la tónica general principalmente en el público inglés, inmerso como estuvo en las dinámicas que la buena ración de acid habida impuso, pero no habría estado nada mal un espectáculo algo más previsible.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook