Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 01
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    En el Día mundial sin tabaco: Fumo, y no lo quiero dejar

    Hoy es el Día Mundial sin Tabaco, y a la espera de que, por derecho a réplica, comuniquen cuándo será el Día Mundial del cigarrito con el cortado o tras hacer el amor, los fumadores estamos bastante jartos de la fobia antitabaco. Por la sensación de persecución a una actividad tradicional, cotidiana y placentera (si es practicada con mesura y sentido común, como todo en la vida, como por ejemplo tomarse unas cañitas al sol), y por dos motivos fundamentales: porque parece que el exceso con el tabaco es lo único que provoca enfermedades y porque hay necesidades más urgentes que dejar de fumar, como mejorar la Justicia, la Sanidad, los muchos vacíos legales alrededor de Internet, aumentar la calidad de la televisión pública y la educación, tanto obligatoria como universitaria, o cualquiera de las lógicas, necesarias y muy justas peticiones lanzadas desde el movimiento 15-M.

    Las medidas promovidas por el Gobierno central y por Europa son populismo mal entendido. ¿Habrá también una ley anticolesterol? ¿Saben los antitabaco a cuántas personas mata cada año la trombosis coronaria y cuánto le cuesta a la Seguridad Social? ¿Creen los antitabaco que es dañino para el público ver comer pizzas en las películas en vez de ensalada?

    No se entiende tanta hostilidad, de origen público y privado, ni por qué es ahora un problema lo que nunca lo ha sido: fumar procurando no molestar a nadie. No se entiende por qué, de repente, tanta gente afirma sentirse “liberada después de años de sufrir en silencio”. Se comportan como si el humo de un cigarrillo fuese un escape de radiación nuclear.

    No se entiende que cualquier persona mayor de edad no pueda comprar una latica de cervezica en cualquier sitio, a cualquier hora, y bebérsela donde le venga en gana, sea en la calle o no. Porque no molesta a nadie y el perjuicio que se produce a uno mismo y a la sociedad es bastante irrelevante. Y dicho alto y claro: no poder fumar en un bar es la mayor estupidez de los últimos siglos. Con la cantidad de bares que hay en este país, ¿no bastaba prohibirlo en el 60, 70 u 80%?

    No se entiende este exceso de leyes paternalistas que se inmiscuyen en las prerrogativas individuales y en el libre albedrío personal, cuando lo necesario es que consideren a las personas como adultas con sentido común y saber estar, y no asilvestrados sin capacidad de raciocinio.

    Se afirma que fumar no genera ningún beneficio a la persona que lo hace. No es cierto: fumar proporciona el elemento situado en la cúspide de los objetivos del ser humano desde que habita la tierra: da gustito. Ya lo dijo Camarón: "No estamos aquí pa' de sufrí". Son demasiadas las leyes simplonas y buenistas que restringen los pequeños placeres de la vida. Acabarán prohibiendo el sol porque provoca cáncer de piel.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook