Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 03
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CRÍTICA - Luis Miguel en la plaza de toros de Palma

    Galería de fotos del concierto por César de la Lama y conejomanso: comunidad.diariodemallorca.es/galeria-multimedia/Concierto/Luis-Miguel-concierto/41661/1.html

    Otro canon

    Un ejercicio interesante en música consiste en imaginar qué pasaría con un artista que surgiese hoy e hiciera un repertorio tipo Luis Miguel. Cuando la intuición señala que con ello tendría poco o nada de éxito, se pueden sacar varias conclusiones.

    El concepto de espectáculo del cantante es claro: el espectáculo es él. Su presencia y, por encima de todo, su potente voz. Tal vez por ello, el ritmo el concierto fue constante, ergo para muchos monótono: todo fue fanfarria, sin otros recursos como las bajadas de intensidad. Hubo baladones de azúcar, claro, esa manera de interpretar tan del gusto del fan de telenovelas –por recurrir al tópico y para que se entienda claramente; el vídeo que se vio al inicio de la noche remitía a esa estética, y en él se vio al cantante ¡antes incluso de que éste saliera a escena!–, pero no hubo, por ejemplo, canciones acompañadas únicamente de piano o guitarra. O solos de alguno de los integrantes de la banda (de hecho, ésta ni siquiera fue ni presentada a la audiencia).

    El grueso de la velada consistió en pop latino de ayer, y con ello pretendo remitir a la idea del primer párrafo. Los arranques de funk sonaron algo más actuales, y también fueron interesantes los corridos mexicanos y ciertas formas de boleros, pues toda recuperación de repertorio popular es siempre digna de elogio, a no ser que sea algo intragable como la versión trotona de Bésame mucho. Hubo también algún arranque discotequero, pero no a lo El precio del poder, sino a lo trasnochado. Todo eso es este artista: para algunos, sentido; para otros, histriónico.

    Luis Miguel no sonó moderno, pero tampoco vintage. Y mucho menos universal. Hay quien adjudica al “sol de México” la definición de “crooner latino” o “Sinatra sudamericano” –hubo un dueto con éste pantalla de vídeo mediante, estrambótico y poco conjuntado, y tras el concierto sonó la música del italoamericano–, pero es un símil que no ha aguantado nunca: donde La voz era melódico, el sudamericano es meloso. Y no tiene nada que ver: es otro canon muy diferente.

    Luis Miguel. Lunes, 30 de abril. Plaza de toros de Palma. Aforo: 5.000 personas aprox.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook