Blog 
Sopas mallorquinas
RSS - Blog de Víctor Conejo Manso

El autor

Blog Sopas mallorquinas - Víctor Conejo Manso

Víctor Conejo Manso

Víctor M. Conejo (Palma, 1975). Estudios de Historia del Arte en la UIB y Comunicación Audiovisual en la Escuela de Arte y Diseño Vía Roma. Antes en TVE Baleares, Cadena SER Mallorca, Radioaktivitat, Mondo Sonoro Baleares, Youthing o IB3.

Sobre este blog de Cultura

"Cuando todo el mundo puede hablar y dar su opinión, la función del profesional es ofrecer su juicio de valor, dar una visión de la realidad desde un criterio personal y serio". O tratar seriamente la cultura popular y escribir para el gran público sobre la alta cultura.


Archivo

  • 29
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CRÍTICA + GALERÍA DE FOTOS Kaiser Chiefs en el Mallorca Rocks

     

    Galería de fotos por César de la Lama: bit.ly/MXuiNo

     

    Exceso de actitud

    Empieza el concierto y el cantante, acelerado hasta lo espídico, arroja con violencia el micro contra el suelo mientras exige otro, que vuelve a romper contra la tarima del escenario. Entonces, la emprende contra el pie de micro: lo blande como una espada y lo arroja, dándole en la cara a uno de los fotógrafos que estaba es ese momento en el foso. Acto seguido levanta uno de los monitores, forcejea con él, y lo arroja al mismo foso, esta vez sin darle a nadie. Un par de micros más sufren su ira descontrolada (o no).

    Todo esto sucedió en los minutos iniciales del concierto de los británicos Kaiser Chiefs en el Mallorca Rocks. Es de largo lo más cafre que se ha visto en dicho ciclo, un evento, dicho sea de paso, que desde el principio de su andadura ha hecho gala de una organización y unas medidas de seguridad modélicas. Pero fue en ese momento, con la primera canción de la noche, cuando cabía plantearse si se estaba ante visceralidad pura e inevitable, o ante un cretino del rock&roll. Afortunadamente, el resto del concierto se quedó en los registros propios del pub rock: testosterona, exaltación, desmadre justo y necesario.

    La música de los Chiefs no es tan dura como su actitud excesiva podría hacer intuir, y de hecho la inclusión de varias canciones más clásicamente pop y calmadas, de las que se escriben para eso tan sano que es exteriorizar emociones, pareció desentonar. La banda atesora una envidiada retahíla de himnos eufóricos, y los clímax que con ellas provocaron fueron muy genuinos. A ello ayudó el comportamiento posterior del cantante, ya también más ortodoxo, con monerías subido a la estructura superior del escenario o jaleando al público desde la grada lateral. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook