Blog 
Salud mental y vida sana
RSS - Blog de Jose Carbonell

El autor

Blog Salud mental y vida sana - Jose Carbonell

Jose Carbonell

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra. Miembro de Real Colegio de Psiquiatras de Londres. Master en Investigación y Teoría Psiquiátrica. University College London. Master en Psiquiatría Legal y Forense. Universidad Complutense de Madrid.

Sobre este blog de Salud

El Dr. José Carbonell Casasús, experimentado psiquiatra, comparte noticias y opiniones sobre la salud mental y los retos que nos plantea la sociedad moderna para mantener una vida sana y feliz. Noticias, opiniones y consejos sin tecnicismos y útiles para todo el mundo.


Archivo

  • 08
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Mallorca amor terapia pareja

    Cuando se nos rompe el corazón

    Cuando se nos rompe el corazón

    Aunque resulte obvio y natural que un fracaso amoroso conlleva una situación de estrés y ansiedad, ahora disponemos de datos empíricos que relacionan las rupturas matrimoniales con los problemas coronarios.


    Un estudio realizado durante 18 años a 15.000 adultos casados de edades comprendidas entre los 45 y los 80 concluye que un 14% de los hombres se divorcia mientras que en el caso de las mujeres la cifra asciende hasta el 19%. Al final del proceso, más de un tercio de los individuos había pasado por lo menos por un divorcio. Y ahí empieza el análisis.


    Los datos revelan que 1.211 de esas personas sufrieron un infarto, la gran mayoría de ellas divorciadas. En cuestión de sexos, las mujeres divorciadas tuvieron un 24% más de probabilidades de sufrir un infarto que las que nunca se divorciaron. Y este porcentaje aumentaba hasta un 77% en aquellas que acumulaban hasta dos divorcios. Por parte de los hombres, el riesgo solo se incrementa (un 30%) en aquellos que han vivido dos o más divorcios. De este modo, y aunque las razones resulten un misterio, los científicos encargados del estudio han descubierto que el divorcio afecta más a la salud de la mujer. Aquellas que se han divorciado hasta en dos ocasiones sufren los mismos riesgos coronarios que alguien con presión sanguínea alta o con diabetes.


    En términos generales, el shock emocional que sufrimos al romper una relación provoca hostilidades o incluso cambios de hábito (como empezar a fumar) que tienen sus consecuencias a nivel cardiovascular. Por ello, debemos apostar por un mayor control y reconocimiento del estrés social para evitar que éste afecte directamente a nuestra salud.

    Para más información: www.psiquiatrapalma.com/blog

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook