Blog 
¡Que serie!
RSS - Blog de Javier Fernández

El autor

Blog ¡Que serie! - Javier Fernández

Javier Fernández

Fotoperiodista ...

Sobre este blog de Sociedad

Series, Fotografía, danza y teatro


Archivo

  • 03
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    UNA PARADA EN AMSTERDAM

     

     

     Llegué a mi hotel en Amsterdam, es pequeño pero en su menudez reside su encanto, las habitaciones acogedoras se asemejan a un camarote de un barco, todos sus huecos son aprovechables, una escalera de infarto demasiado empinada para una persona mayor me da la bienvenida tras una puerta estrecha con cámara de video, la entrada es como un club clandestino de jazz de los años 20 en Estados Unidos, tras las escaleras dos recepcionistas me dan la bienvenida, las llaves y las indicaciones del hotel, una de ellas se ríe supongo que por mi mal nivel del Ingles, idioma que por otro lado ellos dominan a la perfección, ya que es el segundo idioma del país, los holandeses tiene una gran facilidad para aprender idiomas, solo hace Falta ver a los futbolistas holandeses como en un par de meses son capaces de dar una rueda de prensa en perfecto castellano sin atragantarse, ni tartamudear, todos menos Cruyff.

    El hotel hacia esquina, en su calle principal el trafico y sobre todo las bicicletas fluían sin parar, al otro lado, lo que fluía con mas densidad era el agua de una canal que lo cruzaba, un canal por el que de vez en cuando pasaba alguna barca Pequeña con motores diesel. 

    Me dispuse a dar una vuelta por los alrededores del hotel, que como ya he dicho estaba en pleno centro. La primera impresión de Holanda y sobre todo de su capital es su gran limpieza, no se como se las apañan para que tanto turista no tire nada al suelo, por que de los holandeses ya les presupongo una educación innata a la hora de cuidar sus ciudades. La segunda cosa que me llama la atención es la cantidad de bicicletas que circulan por la calle, es impresionante, aquí la gente joven coge sus bicicleta para todo, ir al trabajo, ir a la universidad, ir de copas o de marcha por la noche, todos van en bicicleta, en la parte de atrás de Cada bicicleta llevan un sistema de antirrobo muy particular, es como una horquilla de freno, pero en vez de llevar las zapatas que causan la frenada, tienen una barra que atraviesa los radios cuando quieres dejar tu vehículo aparcado, digo vehículo aparcado, por que en realidad es lo que es, en todas sus zonas hay una parte para aparcar las bicicletas, incluso en la estación de tren, hay un parking de bicicletas que ya empieza a estar demasiado lleno.

    El barrio rojo uno de los barrios mas conocidos de toda Europa se abre ante mis ojos entre canales , Coffee shops y escaparates con chicas de ensueño mostrando su cuerpo, (como en la película “Blade runner”, algunas de ellas podrían trabajar como modelos en algún catalogo de modas o incluso de gogós de discoteca). Aquí la prostitución y el consumo de drogas blandas es legal, siempre que se consuma dentro de los locales preparados para ello. Los sex shops son otras de las tiendas de este barrio tan particular, locales que muestran sus mercancías como una tienda de móviles muestra sus ultimas novedades, hay incluso en una, que sus nuevos vibradores ergonomicos y con distintas velocidades los confundo con útiles de cocina moderna de fusión.

    Me decido por ser un paleto/turista mas y volver a mi hotel pequeño y acogedor a descansar. Ojalá tuviera una bicicleta para volver.

     

     Mas fotografías en: http://www.flickr.com/photos/jfernandezortega/

      

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook