Blog 
Presunciones
RSS - Blog de Felipe Armendáriz

El autor

Blog Presunciones - Felipe Armendáriz

Felipe Armendáriz

Nacido en Pamplona, periodista especializado en tribunales. Lleva 30 años cubriendo la crónica jurídica y es un experto en los recovecos de la justicia y la injusticia. Profesor de Periodismo en la Escuela Universitaria Alberta Giménez (CESAG) desde 2007. Ganó, juntó a Matias Vallés y Marisa Goñi, e...

Sobre este blog de Mallorca

Un pequeño sonido en un mar de ruido


Archivo

  • 20
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Paco, el de la saca

    Esta semana la realidad nos ha traído dos noticias paralelas, que, con un poco de sana crítica, podemos analizar al alimón. Paco, el vigilante de seguridad al que el azar, o un plan premeditado, puso al alcance de la mano una saca despistada con 800.000 euros y Maria Antònia Munar, que, entre 2004 y 2005, contribuyó decisivamente a que 240.000 euros del Consell de Mallorca, que presidía con glamour y autoridad, se perdiera. Paco está en prisión. Dice que tuvo una flaqueza. Llora, se declara arrepentido, pero no canta dónde está el dinero.

    El sospechoso asegura que estaba agobiado por las deudas, cansado de hacer horas extras (pagadas a precio de saldo) y que actuó por amor. Paco trajinó con muchas sacas ajenas en su vida. Y la tentación fue demasiado fuerte.

    Munar está libre, a pesar de que ha sido condenada a cinco años y medio de cárcel. Según la sentencia, ella dominaba el Consell y manejaba la mejor información de toda Mallorca. El dinero distraído no era  para salir de pobre. Estaba destinado a contentar a unos empresarios audiovisuales que, disfrazados de periodistas, se esforzaban por mejorar su imagen, ¡oh la vanidad!

    Munar quería su propia televisión, y además digital. El resto le daba igual.

    Paco purgará su acción. Si no se achanta, o se derrumban sus posibles cómplices, confiará, como en las películas, en disfrutar, de aquí a unos pocos años, de los 800.000 euros, si es que dicha moneda sigue viva.

    Munar lanza rayos y truenos contra los magistrados que le han juzgado y contra los fiscales que le han acusado. Ya no cree en la justicia mallorquina y pone su fe en el centralista Tribunal Supremo. Mientras tanto, no ha pisado la prisión, ni se arrepiente de nada.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook