Blog 
Presunciones
RSS - Blog de Felipe Armendáriz

El autor

Blog Presunciones - Felipe Armendáriz

Felipe Armendáriz

Nacido en Pamplona, periodista especializado en tribunales. Lleva 30 años cubriendo la crónica jurídica y es un experto en los recovecos de la justicia y la injusticia. Profesor de Periodismo en la Escuela Universitaria Alberta Giménez (CESAG) desde 2007. Ganó, juntó a Matias Vallés y Marisa Goñi, e...

Sobre este blog de Mallorca

Un pequeño sonido en un mar de ruido


Archivo

  • 19
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    NADAL NO PUEDE CON LOS ARREPENTIDOS

     Miquel Nadal, el otrora todopoderoso president de Unió Mallorquina, conseller de Turismo del Govern de Francesc Antich y teniente de alcalde, con enormes aspiraciones a alcalde, de Palma, ha sido derrotado por un grupo de antiguos correligionarios, travestidos en arrepentidos y colaboradores de la Justicia.

    UM funcionaba como una mafia, basada en clanes, jefes de grupo y militantes de confianza. La sentencia de la Audiencia de Palma que ha impuesto a Nadal cuatro años de cárcel destaca que el ex conseller ordenó regalar trece mil euros de fondos públicos al edil de Sóller Tomás Plomer para garantizarse su lealtad  en el Consell Polític de UM.
    En sí, y para las barbaridades que se han hecho en Balears en las últimas legislaturas, malversar trece mil euros es una minucia. La Audiencia no lo ha entendido así, afortunadamente para la salud democrática de las islas.
    Nadal ya acumula dos condenas. Cuando la primera baje del Tribunal Supremo, y si no se acepta su recurso, deberá ingresar en prisión.
    Lo cómico del caso es que varios de los condenados en esta pieza separada del caso Voltor intentaron, en vista de la dura sentencia por un hecho similar contra otro exdirigente de UM, camuflar y adecentar el expediente de los 13.000 euros de Plomer antes de que se investigara. Hasta en esa acción fueron chapuzas.
    Los arrepentidos se librarán, de momento, de ingresar en prisión y están contribuyendo a reconstruir las hazañas de un partido nefasto. Nadal intentó desprestigiarlos afirmando que no eran de su cuerda política y que sus revelaciones eran infundios. Vano afán: no ha podido con ellos.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook