Blog 
Presunciones
RSS - Blog de Felipe Armendáriz

El autor

Blog Presunciones - Felipe Armendáriz

Felipe Armendáriz

Nacido en Pamplona, periodista especializado en tribunales. Lleva 30 años cubriendo la crónica jurídica y es un experto en los recovecos de la justicia y la injusticia. Profesor de Periodismo en la Escuela Universitaria Alberta Giménez (CESAG) desde 2007. Ganó, juntó a Matias Vallés y Marisa Goñi, e...

Sobre este blog de Mallorca

Un pequeño sonido en un mar de ruido


Archivo

  • 27
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Munar, ¿Por qué no te callas?

    Lejos de mí cercenar el derecho a la libertad de expresión de Maria Antònia Munar, o de nadie. Faltaría más. Munar, con sentencia recurrida ante el Supremo, con fallo firme, en la cárcel, o fuera de ella, mantiene intacto su derecho a hablar, a manifestar lo que piensa, supone, vislumbra, anhela o rechaza.

    Sentado lo anterior, cabría destacar que María Antònia quiere seguir manejando los tiempos como antaño: le citan en el juzgado el martes a las diez, pero ella queda la víspera con una emisora de radio para las doce, porque sabe que va acabar antes, o quizás no. Da igual, ella manda, quiere mandar.

    Se va a la radio y la lía: los delincuentes económicos, los de guante blanco, no deberían ser condenados a penas privativas de libertad, basta con que devuelvan el dinero, afirma sin despeinarse. Después de la emisora, lanza un comunicado para anunciar que se querellará contra un testigo del ministerio fiscal en su juicio, Álvaro Llompart, arrepentido y excontable de UM. Llompart es uno de los juguetes rotos de la antigua trama de supuesta corrupción.

    Su revolucionaria propuesta de reforma en materia punitiva ocasiona -como no podía ser de otro modo- una repulsa generalizada. ¿Cómo una condenada por desviar 240.000 euros del Consell de Mallorca, que presidía con deleitación, puede intentar ahora librarse de ir a la cárcel?, se pregunta el pueblo llano.

    Ella, al día siguiente, vistos los titulares de prensa, intenta rectificar, pero vuelve a meter la pata: “La opinión que quería expresar era que en estos casos (judiciales) lo más importante es que se efectúe la devolución de los dineros robados o malversados y que actualmente se están produciendo importantes desproporciones (...) entre las penas que se imponen en algunos casos de homicidio o lesiones graves y otras relacionadas con la malversación y la prevaricación”.

    Munar sabe, como doctora en Derecho y persona culta que es, que la prevaricación solo conlleva pena de inhabilitación, es la malversación (el desvío) de dinero de todos lo más castigado. También conoce que los delitos contra las personas están, en ocasiones, insuficientemente penados, sobre todo si son tentativas de homicidio o asesinato.

    Ella sostiene que no se ha quedado ni un euro de los 240.000, pero omite que tiene otros juicios pendientes y que el dinero fue pagado en primera instancia a Vídeo U, una productora que era suya. ¿En qué quedamos, las subvenciones se pagan a su productora y ella se desentiende del dinero? ¿Devolverá todo lo que tenga que devolver en caso de futuras condenas?

    Munar no sabe cómo lidiar con los arrepentidos, cuyos testimonios le han causado la primera, y seria condena. No me querello contra Nadal, Oliver, Almiñana y Rullán porque como imputados pueden mentir, pero sí lo haré contra Llompart, que en el caso juzgado, era un simple testigo, amenaza la expresidenta de UM.

    La “culpa” de Llompart es haber afirmado que en tiempos de Munar se manejaba dinero negro en Unió Mallorquina, algo que la fiscalía anticorrupción está tratando de demostrar en una querella bajo secreto sumarial que tramita el juzgado de instrucción número seis de Palma.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook