Blog 
Preferiría no hacerlo
RSS - Blog de Jaume Bauzá

El autor

Blog Preferiría no hacerlo - Jaume Bauzá

Jaume Bauzá


Archivo

  • 13
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Siempre se puede caer más bajo

    Serra Ferrer y un grupo de futbolistas sin alma ni orgullo están escribiendo las páginas más tristes de la historia reciente del Mallorca

    Ojalá el Real Mallorca hubiera tocado fondo, pero la experiencia de este año en Segunda División nos dice que siempre se puede caer más bajo. Y por esa zona se libra una batalla por la permanencia para la que este grupo roto, sin alma y sin orgullo, no está preparado. Serra Ferrer contempló desde el palco de El Toralín el lamentable partido de un Mallorca que en su imaginación   iba a volver a Primera por la vía rápida y sin pasar demasiados apuros. El pobler se encamina a su segundo fracaso consecutivo, este más grave que el descenso si cabe porque el próximo curso en Segunda aguarda asfixia económica y angustia deportiva. Y los futbolistas son tan culpables como Serra. Todos ellos están escribiendo las páginas más tristes de la historia reciente del Mallorca.


    Martes de verbena en Son Moix
    El martes se celebra el Consejo de Administración más disparatado de los que se recuerdan, con diecisiete puntos en el orden del día y ninguno relacionado con el capítulo deportivo. No se hablará de renovaciones, especialmente de la de un asqueado Ximo que si todavía no ha hecho un corte de mangas a la directiva es porque no tiene otras ofertas. En cambio, los consejeros se pondrán en ridículo discutiendo sobre el coste de la línea telefónica de la tienda oficial en Cort o del precio de la fotografía de la plantilla, entre otras bobadas. Una vez más los consejeros son incapaces de ver más allá de sus narices, tan ocupados como están en destruir al enemigo y defender unas acciones que en cuestión de semanas valdrán cero.

    El cortoplacismo de Serra
    Al término de la temporada la plantilla sufrirá un desmantelamiento sin precedentes, excesivo incluso para un Mallorca que cada verano ha tenido que empezar casi de cero. En cuatro años Serra Ferrer ha sido incapaz de dar continuidad a un proyecto –si es que alguna vez lo tuvo– y para este curso confeccionó una plantilla formada en su mayoría por futbolistas con nueve meses de contrato, por lo que su compromiso con el club y con el ascenso es inevitablemente limitado. El director deportivo –no engañaremos al lector diciendo que es Toni Prats– siempre se ha distinguido por pensar en el corto plazo, pero esta vez se le ha ido de las manos. Es verdad que ejecutar decisiones en el actual estado de guerra civil es casi imposible, pero Serra Ferrer tuvo las manos libres durante mucho tiempo. Y el resultado de su lamentable gestión es de sobra conocido.
     
    Otro tiro al aire
    Tan inútil va a ser el Consejo del martes que uno de los puntos del orden del día tratará un asunto de 2008, el supuesto pago de 200.000 euros de Pedro Terrasa por un informe de futbolistas argentinos. El accionista defenderá que esa cantidad fue una comisión por el traspaso de Pereyra en abril de aquel año al Lokomotiv de Moscú. Tiene derecho a contar su verdad, pero no será más que otra inútil pérdida de tiempo y energía.

    Un barça añejo
    El desplome del Barça es culpa de una directiva que pensó que el equipo seguiría ganando por la inercia de otros tiempos. Seguramente por eso confió el proyecto al insulso Martino y se reforzó únicamente con Neymar, obviando que Puyol no aguantaría más de una docena de partidos y dejaría la defensa desguarnecida. El título se quedará en Madrid. Se lo merece el Atlético, pero lo ganará el Real porque está más hecho a la presión.

    La reválida del Palma Air Europa
     Hay muchas esperanzas depositadas en el Palma Air Europa, que terminada la liga regular afronta un largo play-off por el ascenso a la LEB Oro. Es la meta de un proyecto serio y de largo recorrido, aunque hay más ilusión que exigencia. Si no se consigue ahora, se volverá a intentar el próximo curso.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook