Blog 
Preferiría no hacerlo
RSS - Blog de Jaume Bauzá

El autor

Blog Preferiría no hacerlo - Jaume Bauzá

Jaume Bauzá


Archivo

  • 11
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pasarán más trenes

    Lorenzo rozó la gloria en Cheste y a Salom se la negó prematuramente una caída, pero los dos pilotos mallorquines tendrán nuevas oportunidades.

    Otro se habría rendido con la lesión que le dejó fuera del circuito tres carreras, pero Jorge Lorenzo puso todo su empeño hasta el final para defender el campeonato que ganó en la pasada temporada. Era el mallorquín el que hablaba siempre de “objetivo casi imposible”, pero con una mirada que le traicionaba y que permitía ver a un piloto plenamente convencido de sus posibilidades de repetir título. No ha sido así porque Marc Márquez –otro superdotado sobre la moto– no ha fallado, o ha fallado menos de lo que cabía esperar, pero nadie negará a Lorenzo el enorme mérito que encierra este subcampeonato. El mallorquín felicitó en directo al campeón, pero sobre todo reconoció el merecimiento de su triunfo. Palabras que le honran y que desmienten a todos los que siempre le han considerado un chulo y un prepotente.

    Poco consuelo
    Más dolido tiene que estar Luis Salom. Llegó a liderar la clasificación con autoridad y una renta que le hacía casi inalcanzable para sus perseguidores. Pero con la proximidad del final aparecieron las caídas y quizás el exceso de responsabilidad por estar ante una oportunidad única. Es una verdadera pena para el piloto mallorquín, que con una moto superior a la que tenía la pasada temporada ha acabado peor posicionado y en el curso en el que fue claro favorito para lograr el título. Ha pasado su último tren para alcanzar la gloria en Moto3, pero después de las vacaciones afronta una prometedora temporada en Moto2. Un paso más para un piloto que, no lo olvidemos, hace dos años no contaba en ninguna quiniela.

    El tenista inacabable
    Es improbable que Nadal vuelva a repetir una temporada tan brillante como la que está a punto de finalizar, independientemente de lo que suceda hoy en la final de la Copa Maestros contra Djokovic. Claro que siempre resulta muy arriesgado poner techo a un deportista inacabable como el mallorquín y a nadie le podría extrañar que lo mejor esté por llegar. El número uno empezó el año lleno de inseguridades y lo acaba convertido en un tenista inabordable, salvo cuando se mide al serbio.


    Los clavos de oltra
    El Real Mallorca mejora con cada jornada que pasa pero no le llega para ganar partidos. El equipo que se midió ayer a la Ponferradina fue sensiblemente superior al que lo hizo contra el Lugo una semana antes, pero los resultados en ambos partidos fueron dos tristes empates que multiplican las dudas en torno al grupo de Oltra. El técnico va coleccionando clavos ardiendo a los que agarrarse después de cada nueva decepción y en cambio sigue sin encontrar la manera de amarrar una victoria cuando está en el bolsillo. “No sé cómo se cierra un partido”, se sinceró después de regalarle un 2-2 al Hércules hace ya muchas jornadas. Son palabras que siguen teniendo vigencia hoy, lo que no hace sino alimentar las dudas sobre si él es el entrenador más adecuado para devolver al Mallorca a Primera. El valenciano suele repetir que los partidos no se ganan con el escudo. Tampoco está garantizado el éxito por tener dos ascensos en el currículum.


    Números
     El Mallorca presentó ayer una versión mejorada de sí mismo, pero en el fútbol profesional todo queda aplastado por el peso de los números. Y los del grupo de Oltra desarman a los más optimistas. El equipo ha sumado dieciocho puntos en trece jornadas, sigue siendo el más goleado de la categoría y ha dejado volar diez puntos de los 21 disputados en Son Moix. Seguramente no es el mejor momento para visitar a un Dépor que parece haberle cogido el pulso a la categoría.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook