Blog 
Preferiría no hacerlo
RSS - Blog de Jaume Bauzá

El autor

Blog Preferiría no hacerlo - Jaume Bauzá

Jaume Bauzá


Archivo

  • 20
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nuevos tiempos, mismos protagonistas

    Cerdà fue un producto de Serra Ferrer que se le fue de las manos. La nueva etapa presagia menos ruido, pero no habrá estabilidad hasta que haya una propiedad fuerte

    Biel Cerdà denigra al Real Mallorca cada minuto que pasa sin que presente la dimisión. El peor presidente de la historia del club se aferra a un cargo meramente representativo,  pero ni eso sabe hacer bien porque ayer no cumplió con su función de representar a la institución en el palco. A Cerdà, que no conoce el significado de la palabra dignidad, le vino muy grande el traje de gestor como ahora el de presidente florero. El pollencí no pisó Son Moix porque es un personaje odiado en el palco y en la grada, que se acordó de él varias veces durante el encuentro. El Cerdà endiosado, codicioso, tirano y vengativo que llevó las riendas del club durante un año –por obra y gracia de Serra Ferrer, no hay que olvidarlo– se ha transformado en un cobarde que evita someterse al juicio de la afición, sobre todo ahora que ya ni siquiera tiene autoridad para cortar el megáfono de los Supporters. Eso sí, esta vez funcionaron los videomarcadores. Qué curioso.

    Un entendimiento con fecha de caducidad
    El hundimiento de Cerdà es una gran noticia para el Real Mallorca, pero el club seguirá sobre arenas movedizas hasta que no haya una propiedad estable. Serra Ferrer se ha liberado de un enemigo para echarse en brazos de otro, un Utz Claassen con el que ha mantenido una relación más que tempestuosa. Esa especie de entendimiento al que han llegado –hablar de alianza les pone nerviosos– no va a ser un camino de rosas. El alemán tiene ganas, iniciativa y un proyecto, pero no va a poder ejecutarlo mientras no tenga todo el poder. Y sabe perfectamente que cualquier acercamiento con el director deportivo tiene fecha de caducidad, como demuestra la larga lista de enemigos y despechados que atesora el pobler.

    ¿Destitución de cerdà?
    No hay que olvidar además que si bien Cerdà ha quedado reducido a la condición de presidente florero, su cinco por ciento de acciones sigue atando a Serra Ferrer. Tanto es así que muy probablemente no votará la destitución del pollencí en el Consejo del miércoles para no arriesgarse a una cuantiosa demanda, por muchas ganas que tenga. Previsiblemente habrá menos ruido en esta nueva etapa, pero eso no significará necesariamente más estabilidad. Son nuevos tiempos, pero con los mismos protagonistas.

    Una competición devaluada
    El equipo abrió la segunda vuelta con un ímpetu nunca visto en toda la temporada. Ni los más viejos recordaban una victoria tan plácida del Mallorca que además deja el ascenso directo a tres puntos. La clasificación siempre ha mimado al grupo de Oltra, no tanto por sus méritos deportivos sino por el bajo nivel de la categoría. El hecho de que los equipos de la zona alta sean incapaces de ganar dos partidos seguidos no es sinónimo de competición disputada, sino devaluada. La duda es si el gran partido que completaron los bermellones ante el Sabadell presagia un cambio de ciclo o será flor de un día. Oltra, de momento, ha salvado su tercer ‘match-ball’.

    Menos lobos con son moix
     Menudo ataque de euforia les ha entrado a muchos con la reinauguración de Son Moix. Ya no queda bien recordar que el recinto cerró en octubre de 2007 y que han tenido que pasar más de seis años para que se completara la remodelación. Un largo periodo de tiempo sin que ningún palmesano haya podido disfrutar de unas instalaciones que paga vía impuestos. Pero ahora todo es una fiesta y los políticos sacan pecho. En lugar de eso, se les tendría que caer la cara de vergüenza.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook