Blog 
Preferiría no hacerlo
RSS - Blog de Jaume Bauzá

El autor

Blog Preferiría no hacerlo - Jaume Bauzá

Jaume Bauzá


Archivo

  • 26
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ni con garra

    El Mallorca supera una jornada más sin meterse en puestos de descenso, pero definitivamente se ha olvidado de ganar. Ni al equipo más endeble de la categoría

    Si el objetivo era superar otra jornada sin pisar zona de descenso, el empate de Montilivi tiene su valor. Ahora bien, el Real Mallorca volvió a evidenciar que no le gana a nadie, ni siquiera al peor equipo de la categoría que además acabó el partido jugando con diez. Toda esa garra y convencimiento que ha trasladado Olaizola al vestuario solo dio para unas tablas que mantienen el suspense y elevan a nueve la cifra de nueve partidos consecutivos son conocer la victoria. Al Mallorca le dan vida sus rivales por la permanencia, aunque para ser justos esta vez el equipo ofreció argumentos para llevarse el triunfo. No faltaron ni las ocasiones ni la actitud, y a ese clavo puede agarrarse el que quiera para creer en la permanencia. El problema es que quedan dos rivales de altura –Las Palmas y el Córdoba– y en este Mallorca los brotes verdes se secan muy rápidamente. 

    Otro carácter, otro fútbol
    Olaizola ha imprimido intensidad en el equipo, pero también otra manera de jugar. El Mallorca estrenó ayer un fútbol directo y práctico, con las concesiones justas a la pelota. Tocar, centrar y mirar a portería. El fútbol que juegan los equipos de la parte baja de la clasificación, ni más ni menos. El técnico vasco ha entendido algo que se les escapó a Oltra y a Carreras. Que para sobrevivir en la categoría hay que mimetizarse con los rivales, parecerse lo máximo posible a ellos. Eso, combinado con la evidente superioridad técnica de los bermellones, debería ser sinónimo de éxito. El problema es que la competición está en la recta final y el cambio podría llegar tarde.

    Claassen se mueve
    Utz Claassen pega muchos tiros y algunas veces acierta. Ha ganado puntos pagando el billete en barco a los 120 mallorquinistas que se desplazaron a Girona. ¿Populista? Puede ser, pero en este caso ha hecho un favor a un centenar de mallorquinistas y además ha evidenciado ante la opinión pública quién se mueve –aunque a veces sea torpemente- y quién aguarda agazapado el desenlace del curso. El aplauso habría que hacerlo extensivo a Rafel Martorell, padre de la idea. Expulsado de la presidencia de la Federació por su enfrentamiento con Serra y Cerdà, hoy casi todos reconocen que tenía más razón que un santo. Pobre consuelo, pero consuelo al fin y al cabo.

    Un interrogante, también en parís
    Nadal llega a Roland Garros con más cautelas de las habituales cada vez que asomaba en el horizonte su torneo fetiche. El mallorquín arrastra un saco de dudas después de una temporada en tierra irregular en la que solo ha conquistado un título, el de Madrid. Aparentemente, llega más fuerte un Djokovic que hace poco ganó el pulso que mantuvo con Nadal en la final de Roma. Pero nunca se sabe con el número uno del mundo, especialista en salir airoso de situaciones comprometidas. Puede que en esta ocasión haya más interrogantes de lo normal, pero sigue portando el cartel de favorito para ganar un Grand Slam que se ha quedado grabado en su código genético.

    La ruta de los despachos
     La ruta del Oro se dirige por otros vericuetos después de que el Palma Air Europa quedara descabalgado del ascenso por El Prat. No es ningún secreto que el conjunto palmesano está dispuesto a comprar la plaza en LEB Oro si como parece el Fuenlabrada –o el propio Prat– renuncian a la categoría. Subir en los despachos no sería especialmente deshonroso para un equipo que hace justo un año renunció después de ascender con todas las de la ley. Y sería una pena no pelearlo ahora que ha germinado una afición por el baloncesto en la isla que parecía olvidada.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook