Blog 
Preferiría no hacerlo
RSS - Blog de Jaume Bauzá

El autor

Blog Preferiría no hacerlo - Jaume Bauzá

Jaume Bauzá


Archivo

  • 25
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los dos descensos

    El que se adivina en la clasificación todavía se puede evitar, pero el que se ha instalado en la cabeza de los jugadores será mucho más difícil de desactivar

     

    Gregorio Manzano ha mejorado muchas cosas en el juego del Mallorca, al que ha convertido en un equipo atrevido y que ya no desprecia la pelota. Pero el jienense ha fracasado allí donde era más importante tener éxito: recuperar la confianza de los jugadores en sí mismos. El derrumbe de los bermellones después de que el Getafe marcara el 1-1 es fruto del pánico y la ansiedad que les está devorando desde hace muchas semanas. El descenso que se adivina en la clasificación se puede evitar con triunfos, pero el que está instalado en la cabeza de los futbolistas va a ser mucho más difícil de borrar. El éxito del Manzano-entrenador será inútil si el Manzano-psicólogo no logra convencer a sus hombres de que son capaces de salir de esta.

    Una competición generosa
    Y sin embargo tres partidos después el Mallorca está recorriendo el camino opuesto al de la salvación. Manzano ha sumado un punto de nueve, una estadística incluso amable si se la compara con los terroríficos números que acumula el equipo en su peor temporada desde el ascenso. Siete de sesenta puntos posibles, uno de dieciocho en esta segunda vuelta, veinte partidos encajando goles, más de cinco meses sin ganar en Son Moix... Números para un descenso administrativo si eso fuera posible en el fútbol. Y pese a todo quedan jornadas y oportunidades para lograr la permanencia. Una competición de 38 partidos perdona muchos fallos, pero el Mallorca ya ha rebasado el límite de lo razonable.

    Tonterías presentes y pasadas
    La posibilidad de descender empequeñece cualquier cosa que en su momento pudo parecer importante, aunque en realidad no lo fuera. Como por ejemplo aquella discusión, rápidamente olvidada, sobre el modelo de gestión y que acabó con la revolucionaria decisión de nombrar a dos apoderados. Lo que lucirán en los palcos de Segunda División. O la última ocurrencia de votar la destitución de Serra Ferrer como director deportivo sabiendo que estaba perdida. Pero no siempre se han debatido tonterías en los Consejos de Administración. La demanda del G30 es una bomba de relojería que puede multiplicar sus efectos devastadores si estalla en Segunda.

    ‘Chichi’ baja al barro
    ‘Chichi’ Soler ha sido nombrado entrenador del Atlético Baleares para que pilote la nave en la dolorosa travesía que le queda hasta el final de la competición. Es lógico que quien ha fracasado estrepitosamente en el diseño de la plantilla repartiendo altas y bajas alocadamente baje al barro y trate de sacar algún rendimiento a sus fichajes, aunque ya no sirva para nada.

    Sobreponerse a la necesidad
    El mallorquín David Muntaner y el menorquín Albert Torres han hecho de la necesidad virtud al lograr para España la medalla de plata en el Madison de los Mundiales de ciclismo en pista de Minsk. La desgracia perseguía a los dos corredores. Muntaner, recientemente recuperado de una lesión en la clavícula, y Torres convaleciente de varias fracturas en la cara y en la boca por una caída sufrida a principios de mes. Para colmo, el mallorquín estuvo a punto de tener que pagarse el viaje de su bolsillo hasta que no encontró patrocinador diez días antes de la competición.


    Arbitrajes de riesgo
    Arbitrar un partido de fútbol en categorías no profesionales es un hobby de riesgo, y casi nunca justamente valorado por la sociedad. A algunos se les abren los ojos cuando se enteran de episodios como el sucedido hace una semana, cuando un jugador –policía nacional de profesión– apaleó brutalmente a un árbitro de 17 años al que tuvieron que extirparle el bazo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook