Blog 
Preferiría no hacerlo
RSS - Blog de Jaume Bauzá

El autor

Blog Preferiría no hacerlo - Jaume Bauzá

Jaume Bauzá


Archivo

  • 03
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La culpa es de los gafes

    El Mallorca no mostró síntomas de mejoría ante el Zaragoza. Sí se evitó un buen ridículo, y eso le parece suficiente a un Caparrós que ha hecho del optimismo bandera

    El Real Mallorca no ofreció ante el Zaragoza ningún síntoma de mejoría. En todo caso, se evitó un ridículo logrando el empate después de jugar casi ochenta minutos con superioridad numérica. Y a eso se agarra Joaquín Caparrós, incapaz nuevamente de dar una explicación plausible de lo que le pasa a su equipo. Últimamente el utrerano presume de optimismo. Sería deseable que algún pesimista –“gafe”, como él lo llama– le dijera que sumar dos puntos de los últimos 27 posibles es un desastre.

    El formato y algo más
    Sí, falla el formato. Eliminatorias de dieciseisavos a doble partido contra equipos de Segunda A y Segunda B provoca deserciones masivas de los estadios. Pero en el caso del Mallorca hay que añadir algunas singularidades que agravan el problema. Porque contra un equipo de Primera y con la eliminatoria abierta, apenas fueron 5.000 personas a Son Moix. Falta ilusión e identificación con el actual proyecto. Lo del horario y el frío ya no cuela. De todos modos el club tampoco anda fino. Esta vez hubo alguien que tuvo una buena idea –entradas a cinco euros para el Deportivo y el Zaragoza– pero se comunicó con solo 24 horas de antelación. Un buen ejemplo de cómo cargarse una buena iniciativa desde dentro.

    Las súplicas de Cerdà
    El pasado lunes Biel Cerdà dio la razón a todos los que pensamos que el Mallorca ha hecho el ridículo con el asunto del Lluís Sitjar. El consejero de Patrimonio accedió a ponerse delante de los micrófonos –muy desesperado tiene que estar– para suplicar un paso adelante del Ayuntamiento que salve su plan de reconstruir el mítico estadio. Pero el proyecto está tocado de muerte, entre otras cosas porque en un año y medio nadie de Multidevelopment –la empresa que supuestamente iba a financiar los 150 millones de euros que cuesta el faraónico plan– ha puesto un pie en el Ayuntamiento.

    ¿Pinchamos ya la burbuja?
    El Atlético Baleares regaló ayer otros dos puntos y transcurridas diecisiete jornadas contabiliza dieciséis menos que la pasada temporada. Habría que ir pinchando ya la burbuja. Con Tolo Cursach y Fernando Crespí en retirada –el presidente ya no se divierte con su juguetito– y la mitad del presupuesto (y talento) que el año pasado, tanto los futbolistas como el entorno del Baleares debería mentalizarse de que el único objetivo realista esta campaña es mantener la categoría, lo que no es ningún deshonor. El problema es que a fuerza de escuchar la propaganda de Crespí muchos se han convencido de que al Baleares –perdón, ATB– le aguardan la gloria y la inmortalidad. Y ya no se conforman con menos.

    Una fiesta incompleta
    Qué poca sensibilidad tuvo el presidente del Constancia al olvidarse de invitar a Nico López y a Tomeu Llompart a la fiesta del noventa aniversario del club. Tampoco fueron convocados algunos jugadores que han estado sufriendo tantos años en Tercera y a los que encima se les adeuda dinero.

    Triunfo ciudadano
    La semana pasada tuvo lugar una victoria de la protesta ciudadana: el Ayuntamiento rectificó y anunció que mantendría abiertas las piscinas de Sant Jordi y Son Roca. Es el triunfo de los ciudadanos que no se resignan a perder servicios que todos pagamos vía impuestos. Para compensar Cort dijo que tendrá que buscar otros sitios donde recortar. Desde aquí sugerimos que la tijera se dirija contra alguno de esos asesores/enchufados que siguen parasitando tanto la administración como las empresas públicas.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook