Blog 
Preferiría no hacerlo
RSS - Blog de Jaume Bauzá

El autor

Blog Preferiría no hacerlo - Jaume Bauzá

Jaume Bauzá


Archivo

  • 27
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Hartazgo

    Los futbolistas del Mallorca están de los nervios porque no es lo mismo competir con los peores candidatos al ascenso de la historia que con equipos modestos que se juegan la vida en cada partido. Carreras dirige a un grupo caprichoso y acomodado que se acobarda ante presupuestos minúsculos, así que las perspectivas no son buenas. Agotado el repertorio de excusas –árbitros, mala suerte, errores individuales– el vestuario explota ahora el recurso de la súplica. El problema es que el mallorquinismo se ha hartado de una plantilla formada por ídolos caídos, veteranos decadentes, mercenarios de paso, engreídos venidos a menos y hasta incapacitados para competir en el fútbol profesional. En solo un año y medio el equipo se ha colocado al borde de la Segunda B y eso no es fruto del azar o de los caprichos del fútbol, sino de la peor planificación deportiva que ha sufrido el club en su historia reciente.   

    Formas y fondo del comunicado
    Es razonable el hastío del mallorquinismo, aunque probablemente esta sea la única afición del mundo que reniega de los suyos cuando se pasean por el borde del precipicio. El durísimo comunicado de las peñas retrata con justicia a futbolistas y directivos, pero es difícil de entender que se haga público un día antes de un partido trascendental en Vitoria y en plena batalla por evitar un descenso a Segunda B que además también podría significar la desaparición de la entidad. Si el club no fuera un campo de batalla, esta semana aparecería alguien para pedir un apoyo masivo al equipo para recibir el domingo al Eibar. Pero todos los esfuerzos de los consejeros están centrados en destruirse mutuamente y el presidente, que es quien representa al club de puertas hacia afuera, genera repulsión entre la afición.

    Tatxa y Barralet
    Si hay dos personas desacreditadas para pedir la salida de Serra Ferrer son Miquel Mesquida ‘Barralet’ y Toni Planas ‘Tatxa’. Por apuntarse los últimos al carro y por acumular años de servilismo al máximo accionista. “Si pones a una escoba al frente del club, Tatxa venerará a la escoba”, se dice del peloteo de Planas hacia todos los dirigentes que han ocupado cargos de importancia en el Mallorca. Es tan sumiso al poder que dos días después de pedir la dimisión de Serra Ferrer apareció en el hotel donde se alojaba en Vitoria para presentarle sus respetos. Y es que uno no puede cambiar toda una filosofía de vida en solo unas horas. Barralet también está desorientado. Hasta hace muy poquito llamaba a Cerdà ‘su’ presidente y calificaba de antimallorquinistas a todos los críticos con la gestión de Serra Ferrer. Como Rafel Martorell, al que sustituyó al frente de la Federació de penyes para postrarse ante el máximo accionista inmediatamente después. No pestañeó con el descenso, vaticinó que el equipo sumaría 100 puntos en Segunda y defendió a un Cerdà que ya había inaugurado su reinado del terror en el club. Hay que celebrar que se haya quitado la venda de los ojos, pero sería mejor que presentara su dimisión.
     
    Comparaciones odiosas
    A diferencia del Mallorca, el Palma Air Europa no sucumbe a la presión y forzó un tercer partido del play-off gracias a un agónico triunfo en Vitoria. El conjunto palmesano tiene buenos jugadores, pero a diferencia del Mallorca no hay fichas millonarias ni egos descontrolados. Y seguro que Ángel Cepeda nunca ha tenido que suspender un entrenamiento por falta de intensidad.

    Un bache
     Ni el Godó ni la arcilla han rescatado a Nadal de una temporada tan extraña como decepcionante. Solo las lesiones han justificado en el pasado una crisis de resultados semejante, pero tratándose del mallorquín hay que pensar que solo se trata de un bache.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook