Blog 
Preferiría no hacerlo
RSS - Blog de Jaume Bauzá

El autor

Blog Preferiría no hacerlo - Jaume Bauzá

Jaume Bauzá


Archivo

  • 02
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Empieza la pesadilla

    El Mallorca quedó visto para sentencia en el Vicente Calderón, cuando el equipo se acomodó con el 0-0 en lugar de lanzarse a por la victoria. Un comportamiento pusilánime de los futbolistas y su entrenador que les desacreditó definitivamente en la lucha por la salvación. Atrás quedaba un reguero de ocasiones desperdiciadas para lograr una de las permanencias más baratas de la historia. Con esa culpa y esa vergüenza tendrán que convivir los directivos, futbolistas y entrenadores que han puesto fin a un ciclo de dieciséis años en Primera División.  Es sobre todo el descenso de un Serra Ferrer que ha tomado todas las decisiones deportivas y de un Joaquín Caparrós que en pleno hundimiento deportivo no encontró ni soluciones para enderezar el rumbo ni vergüenza para dimitir. De los futbolistas quedarán su complacencia incluso en las derrotas, un interminable catálogo de excusas, deserciones vergonzosas y falta de calidad.

    El problema del Mallorca 2014/15
    El drama no es el descenso en sí mismo, sino no subir el primer año. Durante un tiempo el equipo puede permitirse vivir de la ilusión por el ascenso, pero una segunda temporada en la categoría de plata convertiría al club en un erial. Habrá dinero para que el Mallorca 2013/14 presente candidatura al ascenso, pero habrá que hacer las cosas muy bien porque aterra pensar en un Mallorca 2014/15 en Segunda. Y hacer las cosas bien significa hacerlas mucho mejor que estos últimos tres veranos en el capítulo de fichajes. El curso que se avecina no admite ni derroches (Ogunjimi) ni frivolidades (Conceiçao). Y tanto acierto se exige en las altas como en las bajas. El regreso a Primera exige sumar más de setenta puntos y para eso hay que hacer un equipo ganador. Varios futbolistas de la actual plantilla no caben en ese proyecto, por muchas cosas que hayan dado al equipo las últimas temporadas.

    La soberbia incontenible de Manzano
    Dicen que es en las situaciones de crisis cuando las personas sacan lo mejor de sí mismas. Y lo peor. Esto último le ocurrió ayer a Gregorio Manzano, un hombre que desde su regreso al banquillo del Mallorca había hecho de la autocensura virtud pero que no pudo contener un arranque de soberbia en su última comparecencia del curso: “Mi media era de permanencia, pero fue insuficiente”. Es esa arrogancia la que en su día le distanció de un mallorquinismo que en 2010 le despidió con hostilidad y en febrero le recibió con frialdad. De todos modos los números contradicen su diagnóstico porque dieciocho puntos en dieciséis partidos son números de descenso, le guste o no. Manzano se va del Mallorca por tercera vez y con la amargura de figurar como el técnico que bajó al equipo a Segunda, por mucho que Caparrós tenga bastante más responsabilidad en el desastre.

    El mallorquinismo ‘real’
     El descenso será también una prueba de fuego para la afición. La cantidad de socios que se saquen el carnet dará una idea aproximada de cuántos mallorquinistas hay en realidad, sin que el club haya tenido tiempo aún de dopar las cifras con el regalo masivo de invitaciones.

    ¿Era necesario?
    En el ‘caso Gio’ el Mallorca siempre ha tenido la razón moral, pero habrá que ver si también le asiste la razón legal. El club ha tensado la cuerda con la FIFA y puede meterse en un follón jurídico de grandes proporciones si la Federación Mexicana traduce sus amenazas en hechos. Hay que preguntarse si valía la pena asumir semejante riesgo por retener al mexicano para jugar un partido más que asequible. Solo faltaría tener que dedicar energías a una batalla contra la FIFA en un verano tan largo, difícil y triste como el que se presenta.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook