Blog 
Preferiría no hacerlo
RSS - Blog de Jaume Bauzá

El autor

Blog Preferiría no hacerlo - Jaume Bauzá

Jaume Bauzá


Archivo

  • 29
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El tiempo de Jorge Lorenzo

    El segundo título de MotoGP ofrece al mallorquín la oportunidad de marcar una época. Ha sido un Mundial más maduro, pero menos emocionante que el de 2010

    Jorge Lorenzo se ha coronado por segunda vez en la categoría reina, lo que le convierte en el referente indiscutible del motociclismo español. Es un título diferente, más maduro que el de 2010. El mallorquín ha superado esa arrogancia de entonces que le hizo impopular entre muchos aficionados al motociclismo, aunque a día de hoy sigan prefiriendo a Rossi o a Pedrosa. Ya hace un tiempo que tanto la persona como el piloto ha ganado en prudencia y sensatez. El final de este Mundial ha sido una buena muestra de ello. Cuando se vio con una cómoda renta al frente de la clasificación sacó la calculadora y prescindió del goce de las victorias de carrera para no asumir riesgos innecesarios que comprometieran el título. El Lorenzo osado de otros tiempos habría ofrecido un final más espectacular, pero incierto.

    El acicate de Rossi
    Esa falta de emoción –solo el resurgimiento del mejor Pedrosa en el último tramo  ha aportado algo de interés a la competición– se ha traducido en muchas carreras intrascendentes. A lo mejor el próximo año el ascenso de Marc Márquez a MotoGP y el regreso de Rossi a Yamaha animará el circo. Todavía se recuerdan los impresionantes duelos que en 2010 mantuvieron el mallorquín y el italiano en el circuito, con batallas sobrecogedoras por la victoria. Tampoco hay que olvidar la rivalidad fuera de la pista, representada entonces por el muro que hizo levantar el italiano para que sus mecánicos trabajaran independientemente de los de Lorenzo. Qué duda cabe de que la competencia de Rossi será un estímulo para el mallorquín, que en 2013 afronta la difícil empresa de ganar su tercer Mundial. Palabras mayores.

    El gran reto
    El reto es grande, pero el mallorquín está en condiciones de marcar una época en el motociclismo mundial. A su madurez hay que añadir un perfeccionamiento en su manera de pilotar, que le ha llevado a superar a las Honda de Pedrosa y Stoner, algo más rápidas que su Yamaha. Y en este deporte velocidad solo puede combatirse con buen pilotaje. Suyos son el presente y el futuro.

    Pésimo Mallorca
    Es un grave pecado para un equipo como el Real Mallorca dejarse llevar sin oponer ningún tipo de resistencia prácticamente desde el pitido inicial. Triste fue la imagen del conjunto bermellón ante un rival al que le bastó jugar a medio gas para meter cinco goles. Y eso que sobrevolaba la percepción de que el Mallorca iba a poder arañar algo ante un Madrid tocado. Pues vaya. Cero para unos futbolistas inertes, meros espectadores del partido de fútbol al que solo los blancos se presentaron. Y cero para un Caparrós que dibujó la peor medular posible, con un Fontàs en fuera de forma y un Martí que ya está muy lejos de su mejor nivel. Sin olvidar un planteamiento ultraconservador que quedó dinamitado a los diez minutos.

    EL G-30 sube la temperatura
     El G-30 ha interpuesto una demanda contra el Mallorca que de ningún modo se puede perder. Porque el desembolso de  21 millones de euros de golpe podría comprometer el mismo futuro de la entidad. Más aún de una entidad inmersa en los próximos años en serias obligaciones de pago por causa del concurso de acreedores. El Mallorca no tendría que haber llegado jamás a este punto. El caramelo que Sogecable puso en la boca de Llorenç Serra Ferrer y Jaume Cladera era muy dulce, pero parece evidente que los riesgos son demasiado grandes. El Mallorca basará su defensa en el hecho de que, formalmente, no pertenecía al G-30 porque no había nada firmado. Como mínimo, muy arriesgada.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook