Blog 
Preferiría no hacerlo
RSS - Blog de Jaume Bauzá

El autor

Blog Preferiría no hacerlo - Jaume Bauzá

Jaume Bauzá


Archivo

  • 15
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Despotismo

    Biel Cerdà pretende compensar su escasa legitimidad para haber llegado a la cima del poder en el club con látigo y maneras de oficial de la Gestapo

    No puede estar un minuto más en el Real Mallorca, una institución acostumbrada a soportar directivos ineptos, pero no ineptos y además déspotas. El liderazgo de Cerdà se basa en el ordeno y mando, maneras de tirano con las que pretende compensar su escasa legitimidad para haber llegado a la cima del poder en el club con su reducido porcentaje. A falta de acciones, látigo. Cerdà es uno de esos tipos que fracasarían en cualquier empresa privada, pero que medran en un club de fútbol, terreno abonado para todo topo de personajes estrafalarios. El apoderado no está en el Mallorca para ayudar, sino para sobrevivir. Cuando se le escapó el negocio del siglo con el Lluís Sitjar, pidió un sueldo. Y cuando se lo negaron, quiso explotar la mina de diamantes que suponía Utz Claassen. Cerdà se maneja por el club como si fuera un oficial de la Gestapo, exigiendo fidelidades y amedrentando a los leales a Serra Ferrer, su íntimo enemigo. Al apoderado le gustan las purgas, pero no sabe que a sus compañeros del Consejo también.

    Serra Ferrer
    La mayor humillación que podía sufrir es ser ratificado en el cargo por Cerdà, que en una cosa tiene razón: con los pésimos resultados que ha arrojado su gestión deportiva –dos descensos del filial y uno del primer equipo– cualquier club serio le habría destituido de su cargo de director deportivo. Los dos apoderados son tal para cual, dos personajes que han sacado la fusta cuando han tenido el poder y que no pueden presumir de ningún éxito. El gran error de Serra Ferrer, al margen de meterse en el Mallorca, fue el de firmar un acuerdo de sindicación con el que le entregó el club a Cerdà, un hombre que no hace prisioneros. Pero el traje de víctima le viene muy grande al pobler, alguien que se ha creado una abultada lista de enemigos y que además no ha sabido conservar a un solo amigo. La institución se liberará de una pesada carga cuando se marche.

    Utz Claassen
    El alemán dice cosas interesantes y al haber estado excluido de todas las decisiones importantes que se han tomado en el club, no tiene culpas de las que responder. Se supone que es el futuro. Y se supone que llegará a algún entendimiento con Serra Ferrer. La crisis institucional es tan profunda que se presta a alianzas imposibles hace solo unos meses. Primero hablarán de acabar con Cerdà, y después de compraventa de acciones. A Claassen todavía le queda ilusión después de tres años de pesares, y casi se puede asegurar que no llegaría para servirse del Mallorca porque no le hace falta el dinero. Otra cosa es qué Mallorca se encontrará cuando termine el aciago reinado de Serra y Cerdà. 

    Excusas
    Un día es Thomas, otro Miño y casi siempre los árbitros. El caso es buscar todo tipo de excusas para justificar derrotas ante plantillas muy inferiores en presupuesto. El juego y los resultados del Mallorca merecerían más castigo en la clasificación y sin embargo los bermellones acaban la jornada a solo un punto de un play-off que ya empieza a provocar una cierta obsesión. Como si ese fuera el objetivo en lugar del ascenso directo. Hay más cera que la que arde, pero el equipo casi nunca está a la altura de su rival en físico, intensidad y confianza. Y eso sí que se castiga en una categoría que encumbra a los más fuertes, no a los que tienen más calidad. 

    Jorge lorenzo
     Jorge Lorenzo ha intentado paliar el grave deterioro de su imagen que ha supuesto el ostentoso video de su casa con una ronda por varios medios de comunicación. Ha censurado ciertos aspectos de la grabación, pero en el fondo se le ve satisfecho con el resultado.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook