Blog 
Preferiría no hacerlo
RSS - Blog de Jaume Bauzá

El autor

Blog Preferiría no hacerlo - Jaume Bauzá

Jaume Bauzá


Archivo

  • 23
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Del conformismo a la resignación

    El ascenso directo se escapa, pero eso les da igual a algunos futbolistas que nunca se creyeron obligados a pelear por las dos primeras plazas

    El Mallorca tiene un problema de resultados, fútbol y mentalidad. El conformismo que lleva instalado en el vestuario desde hace 27 jornadas está a punto de dar paso a la resignación. Al término del encuentro Claassen elogió la “actitud” del equipo, lo que significa que también la directiva vive en una realidad paralela. El Mallorca fue un guiñapo en Miranda, un equipo acomplejado, sin ideas y acosado en su área por el colista. Y mientras Claassen elogió esa imaginaria actitud del equipo, Oltra volvió a sacar la supuesta competitividad de sus futbolistas. En opinión del técnico, el Mallorca ha sido un equipo competitivo las últimas cuatro jornadas en las que se han sumado dos puntos de doce. De lo que se deduce que lo que falta es calidad.


    Con la boca pequeña
    Este grupo ha alcanzado un nivel tal de desorientación que se habla del ascenso con la boca pequeña mientras se piensa en asegurar primero la permanencia. Las dos primeras plazas se han convertido en un objetivo inalcanzable, algo que no perturba a muchos futbolistas que nunca se creyeron obligados a luchar por ellas. Exigencias las mínimas para una plantilla escasa de talento, autocrítica y luces para haberse dado cuenta de lo importante que era dejarse la piel para regresar a la máxima categoría. Superada la jornada 27 solo queda pensar en el premio de consolación, una agotadora pelea por clasificarse quinto o sexto y jugárselo a todo o nada en un agónico ‘play-off’. A Oltra le echarán, pero le tendrían que seguir muchos jugadores.

    La crisis que viene
    A la crisis deportiva e institucional está a punto de sumársele la económica, mucho peor porque pone en jaque la viabilidad de la institución. Cuando se conozcan los resultados de la ‘due dilligence’ forense encargada por el club se conocerán en toda su dimensión los estragos causados por la gestión de Biel Cerdà y su ‘alter ego’, José María Duran. Los nuevos apoderados no han sido capaces de hacerse una idea exacta del desastre debido a una asombrosa ausencia de documentos económicos. La noche de la destitución de Duran se escuchó en su despacho el ruido de una trituradora de papeles a pleno rendimiento. El exdirector general estaba acompañado por Biel Cerdà. Es el esperpento elevado a la máxima potencia. Pero ojo con el todavía presidente. Buscó en el Mallorca una manera de hacer dinero y puede encontrarse muy pronto ante un juez.

    Los despachos juegan
    Cuando se gana en los despachos lo que se ha perdido sobre el terreno de juego, lo menos que se puede hacer es no presumir. Salvo alguna excepción, el Atlético Baleares ha sido muy discreto después de que Competición le diera los tres puntos del partido ante el Nàstic por alineación indebida. Molesta que los despachos jueguen, pero en este caso la torpeza mayúscula fue del conjunto tarraconense.

    Los que dirigen el cotarro
     Esta semana han pasado dos cosas que han puesto de manifiesto el nivel de negligencia e incompetencia de las personas que rigen el fútbol. En España, Competición multó con 2.000 euros a un futbolista del Jaén por mostrar una camiseta de apoyo a la lucha contra el cáncer infantil. Una semana antes un mecherazo a Cristiano Ronaldo solo había costado 600 euros. En Europa las cosas no funcionan mejor. La UEFA envió al Valencia a la guerra civil de Kiev para disputar un partido de Liga Europa. En el último momento llegó la rectificación, pero de nuevo quedó en evidencia la torpeza de los que dirigen el circo. Y por no dejarnos a la FIFA, basta recordar que nos tiene reservado un Mundial a más de cuarenta grados porque antepuso el dinero de Catar al interés de futbolistas y aficionados.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook