Blog 
Preferiría no hacerlo
RSS - Blog de Jaume Bauzá

El autor

Blog Preferiría no hacerlo - Jaume Bauzá

Jaume Bauzá


Archivo

  • 30
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿Cuál es el objetivo?

    Carreras y los futbolistas prefieren morderse la lengua antes que pronunciar la palabra ‘ascenso’. Si hubiese más exigencia nadie daría por bueno un punto ante un rival directo

    Ha quedado en el olvido que en agosto el Real Mallorca era el gran favorito al ascenso. Meses de malos resultados y decepciones han moldeado la mentalidad de los futbolistas hasta convencerles de que todos los empates son buenos. Y también las derrotas, siempre que a su juicio se haya competido bien. Aquel vestuario confiado y seguro de sí mismo es hoy una mezcla de conformismo y resignación, en el que la palabra ascenso está prohibida. Lluís Carreras evita de todas las formas posibles hablar de subir, obviando que entrena a un equipo al que se le exige retornar a la elite este mismo año. Menos presión para el técnico y los futbolistas, pero también menos exigencia y tensión competitiva. Por eso sumar un punto ante el Recreativo se percibe como un buen resultado. No importa que se jugara en Son Moix. Ni que se empatara ante un rival directo. Ni que solo falten diez jornadas para la conclusión de la temporada. Aquí de lo que se trata es de ser optimistas ante los tropiezos y esperar a que los rivales tropiecen todavía más. 

    Deméritos ajenos
    A estas alturas de la temporada el Mallorca no ha pisado todavía puestos de promoción, no ha ganado a ningún rival directo –con la salvedad de un Eibar que por aquel entonces solo aspiraba a la permanencia– y el líder del equipo es un juvenil. El grupo de Carreras se agarrará estos días a la buena segunda parte que completó ante el Recre, pero lo cierto es que sigue alimentándose de los deméritos de los peores candidatos al ascenso que ha visto la Segunda División en muchos años.  Un dato: esta jornada solo ha ganado un equipo (Las Palmas) de los once que encabezaban la clasificación. Ese es el nivel. Tocan dos desplazamientos consecutivos a Lugo y Ponferrada que dirán quién es el Mallorca en la competición. Igual algún futbolista firma el empate.

    Marco: una salida anunciada
    El paso de Marco Asensio por el Real Mallorca será fugaz o duradero dependiendo de la habilidad con la que negocie Serra Ferrer. Y esa es la primera razón para ser pesimistas. Claro que nadie espera aguantar al canterano cinco temporadas como ocurrió con Samuel Etoo porque para eso hace falta tener una tesorería saneada, directivos inteligentes y proyectos deportivos ilusionantes. Nada de eso hay en este triste Mallorca de hoy en día, así que lo mejor que se puede hacer es disfrutar del niño mientras se pueda y desear que su próximo traspaso ayude a equilibrar el presupuesto. Pase lo que pase, será más rentable que Ogunjimi.

    El circo vuelve a son moix
    Los consejeros ofrecerán un espectáculo una vez por semana. Hoy toca ‘show’.

    Dos amenazas muy serias
    Cuanto mejor le van las cosas en el terreno deportivo al Baleares, más se tuercen en el capítulo económico. Un acreedor ha instado concurso necesario del club, y planea la amenaza de descenso de categoría por una denuncia de Antoñito por impago. El futuro se enturbia para el equipo de Nico López, que afronta un ‘play-off’ sin saber si la actual propiedad continuará y con problemas judiciales que ponen en riesgo la propia existencia de la entidad.

    ‘Papelón’ del rector
    Rafel Nadal ha tenido muy buen juicio al renunciar a ser nombrado doctor honoris causa, una elección que había causado cierto revuelo en la Universitat. A ver cómo sale de este embrollo el rector, aunque bien merecido lo tiene por haber designado al tenista sin el consenso necesario y saltándose el procedimiento que se sigue en estos casos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook