Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 11
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ESPECIAL FICC - 'Amor y letras' / 'A Royal Affair'

     Dos miradas distintas al romance como concepto y fuente de causas y consecuencias, esto es lo que ofreció el segundo día de cine en la 41 edición del FICC y . Porque, al final, más allá de las reflexiones que se puedan sacar de ambas propuestas, lo que queda es el proceso entre dos personas desde el momento en el que se conocen hasta el lugar, el tiempo y las circunstancias donde, ellos, el mundo o el destino, toma la decisión de poner punto y final o seguido. El cine puede que sea el arte que con más acierto, también por contar con más armas, ha conseguido mostrar estas sensaciones, las sensibilidades de un ser humano que acaba de enamorarse y, otro, al que acaban de romper el corazón. Y lo primero se puede terminar convirtiendo en drama y, el segundo caso, en la mejor comedia. La magia del séptimo arte.

     

    La jornada se abrió con 'Amor y Letras', la segunda película como director y guionista de Josh Radnor, archiconocido Ted en la magnífica, aunque irregular, serie 'Cómo Conocí a Vuestra Madre'. Muy superior a su debut, la convencional, en el peor sentido de la palabra, 'Happythankyoumoreplease', Radnor superó el listón con una película mucho más divertida y equilibrada, con las dosis justas de ternura y simpatía. Entre sus defectos continúan presentes sus coqueteos con la cursilería más tópica de la última comedia romántica estadounidense y que corre el riesgo de tomarse en serio todos esos titulares que le venden como uno de los sucesores de Woody Allen, al que, más allá de percibir su influencia en cada línea de diálogo y personaje, rinde homenaje con un descarado plano sacado directamente de la obra maestra 'Manhattan'. Afortunadamente, en esta ocasión consigue combinar perfectamente el humor inteligente y el romanticismo más clásico. 'Amor y Letras' se convierte también en una carta de amor a la cultura, especialmente a la música y los libros, a los que reverencia en su poder de provocar sensaciones tan diferentes como la sensualidad y la discusión, en un alegato que se antoja tan inesperado como necesario. En el reparto, dos interpretaciones maravillosas, por un lado el genial Richard Jenkins, perfecto en su papel de adulto anclado en su juventud; y por otro, mención aparte,  Elizabeth Olsen, capaz de llenar la pantalla con la naturalidad de las grandes actrices, las que nos enamoran y conmueven en una misma escena, que hace que la entendamos, que consigue que acabemos totalmente rendidos ante sus decisiones. Ella es lo mejor de una película que, directamente, anima a ser feliz y a perder el miedo a esa cosa tan extraña y compleja que es hacerse mayor, entrar al mundo adulto y no llegar a cerrar nunca la puerta, observar con una mezcla de condescencia y felicidad lo que fuiste y aceptar con naturalidad lo que nunca llegarás a ser.

     

    Sustituyendo los verdes y frondosos campus universitarios norteamericanos por los majestuosos jardines de la corte danesa del Siglo XVIII, el FICC se sacó de la manga una película excepcional para su segunda sesión. 'A Royal Affair', ganadora de dos Osos de Plata en Berlín (Mejor Actor y Mejor Guión), es uno de esos dramas románticos de época que se devoran con la misma pasión con la que sus personajes llevan a cabo sus planes, personales y políticos, capaz de confundir géneros y fundirse con el thriller más inteligente sin dejar de lado el humor y, especialmente, la tragedia de corazones rotos, engaños y encuentros furtivos entre dos amantes de distinta clase cuyo destino une de manera inesperada. Situados los personajes en el tablero, el director Nikolaj Arcel, responsable junto a Rasmus Heisterberg y, ojo, el mismísimo Lars Von Trier, del libreto, comienza a tejer una tela de araña donde el espectador cae sin remedio, con un ritmo de acontecimientos constantes que no permiten distraer la mirada de la pantalla. Rodada con elegancia, pese a caer en algunos lugares comunes del género, 'A Royal Affair', cuenta entre sus muchas virtudes con un reparto deslumbrante en el que destaca la belleza casi hipnótica de Alicia Vikander, un inmenso Mads Mikkelsen y, la gran sorpresa, el debutante Mikkel Boe Folsgaard.  Sus interpretaciones son la guinda de este excelente pastel. La primera sorpresa de un Festival que sigue demostrando su romance con el (buen) cine.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook