Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 18
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Un dios salvaje' - Niños con piel de adulto

    Dos niños y un palo. Cuatro adultos y un salón. Eso es todo lo que necesitó, primero, Yasmina Reza, para dar forma a su obra teatral, ‘Un dios salvaje’, retrato de las profundidades más comunes del ser humano y su innata capacidad para desarrollar un sentido de madurez completo o, al menos, lo suficientemente coherente como para sobrevivir a un conflicto tan banal como la pelea de dos chavales en un parque.  Roman Polanski, sobran presentaciones, se atreve con un argumento en la que, como principal dificultad, encontramos los límites de espacio, inconveniente que el polaco salda de la manera más inteligente, convirtiendo una casa en la perfecta metáfora de claustrofobia psicológica, un escenario que juega a provocador con sus personajes, poniéndolos al límite de la estupidez, el egocentrismo y el afán de ser mejor que el otro utilizando como arma el desprestigio, la ironía y el sarcasmo. Con respeto absoluto hacia su original teatral, esta adaptación cinematográfica triunfa en todos los aspectos que se propone, siendo plenamente consciente de sus virtudes y explotándolas con una agilidad envidiable, con constante sentido del ritmo, siendo brillante e inteligente todo el tiempo, aprovechando sus escasos 86 minutos de duración.

    Sus cuatro personajes, arquetipos tan evidentes a primera vista pero imprevisibles en su conducta posterior, reflejan las diversas actitudes que podemos encontrar en este tipo de situaciones, la necesidad de solucionar todo de inmediato, la hipocresía, la falsedad, el encanto impostado, el sentido del humor más malicioso, ese que esconde tras una sonrisa artificial un golpe bajo, la defensa de lo propio frente a lo ajeno, la caída al mundo infantiloide desde el planeta adulto. Porque, después de todo, ‘Un dios salvaje’ ejemplifica hasta que punto unos padres pueden resultar aún más simples que sus propios vástagos en sus confrontaciones y búsqueda de triunfo respecto al otro. Para poner rostro a todas estas facetas y sentimientos, Polanski juega sobre seguro y convierte su labor en ‘invisible’, cediendo toda responsabilidad en su cuarteto protagonista formado por Jodie Foster, John C.Reilly, Kate Winslet y Christoph Waltz. Todos y cada uno de ellos responden a las expectativas generadas siempre por intérpretes como ellos,  de los que justifican el pago de una entrada, y ofrecen un auténtico recital, en una especie de combate en la que sale victorioso, por puntos, el actor austriaco, agraciado con el papel más divertido de la función.

    Divertida e incisiva, ‘Un dios salvaje’, juega sus cartas con sabiduría, sin más despliegues que los de sus protagonistas, observados por un Polanski que se lo pasa bomba con su juguete y se nota. Marcada, inevitablemente, por la obra de teatro a la que adapta, la nueva película del polaco consigue mostrar el descenso a lo absurdo del ser humano sin que nos quitemos la sonrisa de la cara, desnudando unas formas de ser que no dejan de reflejar lo que realmente somos. Unos niños con piel de adulto.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook