Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 24
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Monstruos University' - Dioses y monstruos

     

    En los calendarios cinematográficos que uno puede desarrollar a lo largo de un año, siempre hay fechas marcadas en rojo, días subrayados con permanente que nos indican que, llegado el momento, la ceremonia de acudir al cine, pagar una entrada, sentarse en una butaca y esperar que la magia suceda, está justificada. Cada uno tiene sus héroes, y un servidor espera siempre con ansiedad el reencuentro con tipos como Woody Allen, Steven Spielberg, Scorsese, Eastwood o Burton. A todos ellos, claves para que un servidor escriba sobre cine como buenamente sabe y puede, se les sumó desde hace, exactamente, dieciocho años, una empresa que apostaba por un cine de animación diferente, avanzada técnicamente pero obsesionada, por encima de todo, con el poder de las buenas, grandes historias. Con la imagen, ya icónica, de un flexo saltarín, Pixar estrenaba en 1995 su primer largo, 'Toy Story'. El resto, es historia. A lo largo de este tiempo, la factoria de John Lasseter ha deslumbrado a una generación que comenzó a crecer en las salas de cine con la compañía de aquel vaquero llamado Woody y su compañero espacial Buzz Lightyear y que ha ido sumando a su familia personajes que son ya parte de la historia cinematográfica. Sin embargo, tras una temporada de obras maestras consecutivas ('Ratatouille', 'Wall E', 'Up' y 'Toy Story 3', ahí es nada), comenzaron las dudas por parte de la crítica y, lo más importante, de los espectadores. 'Cars 2', estupendo homenaje a las cintas de espías clásicas, vertiginoso ejercicio de estilo que superaba a su predecesora en entretenimiento pero no en profundidad dramática, fue la primera en ser recibidia con mucha reticencia, algo que no mejoró 'Brave', la propuesta del año pasado que, en esta ocasión sí, denotaba un pequeño bajón dentro del listón alcanzado. Y merecido. 
     
    Tocaba entonces ponerse alerta respecto a la propuesta para este 2013, 'Monstruos University', precuela de una de las más emotivas, originales y redondas de las propuestas 'pixerianas', 'Monstruos S.A.', que llega a nuestras carteleras en un ambiente enrarecido, como si la factoría tuviera que demostrar algo. A estas alturas. Sea cual sea el caso, si esa era su función, cumplida está. El regreso de Mike Wazowski y James P. Sullivan en forma de comedia de aventuras universitaria, homenaje a todo ese cine con marcado tono ochentero donde la mezcla entre nostalgia y diversión parecía una fórmula infalible, se salda con un éxito en toda regla para Pixar, un regreso a los orígenes, un relato para toda la familia en la que el tópico de que 'los padres disfrutarán tanto como los niños' se cumple a rajatabla. El punto de partida, esa Universidad para monstruos con sus hermandades, sus fiestas de bienvenidas y competiciones varias, ofrecía una cantidad de opciones que los chicos de Lasseter han sabido captar al cien por cien. El relato de superación de sus personajes, el triunfo de los inadaptados frente a los soberbios triunfadores de antemano se cumple con los tópicos de siempre, sí, pero la historia está contada con tanta gracia, sensibilidad y, sobre todo, cariño a sus personajes principales, que uno no puede quitarse la sonrisa tonta durante sus cien minutos que, además, pasan como un suspiro. 
     
     
    Perdido el factor sorpresa, esta precuela apuesta por ofrecer ternura por encima de cualquier cosa, aumentar el número de secundarios, mucho de ellos memorables, e incluso proponer guiños al espectador que conoce de antemano el universo del que se está hablando. Hablar del nivel técnico de Pixar, como ha ido creciendo año tras año hasta alcanzar una soberana perfección, es reiterar una obviedad, pero, aún así, hay que remarcar el diseño de producción y personajes que ofrece la película, un regalo para una vista ya (mal)acostumbrada a este tipo de gestas animadas. Pero lo importante sigue siendo la historia. Y aquí funciona. Y emociona. Y entretiene. Y hace que abandones la sala de cine con una felicidad que solamente el (buen) cine puede aportar. No es una obra maestra, esa condición sigue perteneciendo a La Racha que tuvo Pixar a finales de la pasada década, pero sí que entra dentro de ese conjunto de joyas que la factoría lleva acumulando desde su nacimiento. Precedida por 'The blue umbrella', un corto que es, para resumir, una obra de arte, 'Monstruos University' nos recuerda por que marcamos en el calendario los estrenos de esta máquina de hacer magia, hace que abandonemos la sala más felices que cuando entramos. No hay mejor crítica que esa. Ojalá estos tipos no se cansen de regalarnos películas cada año. Los listones son inevitables y se consiguen a base de logros. Al final, cada uno tiene sus dioses particulares. Y sus monstruos. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook