Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 24
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Los Juegos del Hambre' - Para tanto

    Que resuenen las trompetas, que caiga el confeti, que ensordezcan nuestros oídos los aplausos y ovaciones por parte de todos aquellos espectadores que sentían la necesidad de una nueva saga literaria adaptada a la gran pantalla. Ya tienen una nueva oportunidad de devorar libros y reseñas, criticar las cosas que sobran y poner el grito en el cielo ante las grandes ausencias de la adaptación. Finiquitada la larguísima franquicia Harry Potter, irregular pero mayoritariamente satisfactoria, y a punto de despedir, algunos con lágrimas en los ojos y otros, entre los que se incluye un servidor, con el ‘Aleluya’ de Haendel en la punta de la lengua, la historia de los vampiros y hombres lobo de ‘Crepúsculo’, aterriza entre nosotros la primera entrega de ‘Los Juegos del Hambre’, trilogía literaria escrita por Suzanne Collins que se verá transformada en cuatro películas, dividiendo el último libro en dos cintas que permitan que no quede en el tintero ni un solo detalle de la conclusión de esta historia protagonizada por una pareja de jóvenes aventureros, a su pesar, que se encuentran inmersos en un programa de televisión basado en la supervivencia extrema. 24 concursantes. Un solo ganador que deberá terminar, literalmente, con su competencia. Obviando los ecos de ‘1984’ y ‘Battle Royale’, evidentes en su labor de influencia directa, lo cierto es que la película, rodeada de una incesante campaña publicitaria y precedida por un éxito apabullante en la taquilla estadounidense justifica las expectativas generadas y se puede decir de ella que sí, que esta vez es ‘para tanto’.

    <!--[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4 <![endif]--><!--[if gte mso 9]> <![endif]--><!--[if gte mso 10]> /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi;} <![endif]-->

    Confieso que no he leído ni uno solo de los libros firmados por Collins, lo cual me distancia completamente de la crítica más exhaustiva teniendo en cuenta los referentes, el no poder comparar las imágenes mentales que genera la lectura con la visión directa de la película facilita la labor del disfrute, la sorpresa tras cada esquina no se espera y convierte esta montaña rusa en algo electrizante y, sobre todo, entretenidísimo. Porque, tras un comienzo algo dubitativo, demasiado austero y carente de alma, la película, al igual que su historia, va alzando el vuelo, acaparando épica, construyendo personajes y dibujando un universo propio que, cuando no cae en la estética más psicodélica/hortera, consigue atrapar con facilidad inusitada, haciendo partícipe al más ignorante en la materia. Comandada por una Jennifer Lawrence que se perfila como icono del cine de aventuras juvenil, ‘Los Juegos del Hambre’ intenta ser muchas películas al mismo tiempo con una suerte desigual. Facilona en su mensaje y denuncia social, algo que nos han contado con mejores resultados en otras ocasiones, tópica en su vertiente romántica, la cual me temo que ocupará mayor parte de metraje en el resto de la saga, pero deslumbrante en su épica adolescente, trepidante como película de acción, fastuoso entretenimiento que parece renegar de su naturaleza de espectáculo para terminar cediendo ante su inevitable condición de blockbuster.

    A pesar de su director, Gary Ross, empeñado en el uso de la cámara en movimiento, justificable en algunos tramos pero completamente inadecuada en la mayoría del metraje, ‘Los Juegos del Hambre’ se perfila como generadora de nuevos incondicionales, despertando un interés real entre los no iniciados, entreteniendo a los que se acercan por primera vez a esta historia futurista que, sin demasiados excesos, se convierte en un espectáculo para todos los públicos, liberada de prejuicios, arriesgada en algunas de sus decisiones visuales y satisfactoria en la mayoría de sus objetivos planteados. Todavía quedan tres películas más para bajarse del carro pero, de momento, aquí se presenta voluntario un nuevo admirador de la saga. Moderado, eso sí.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook