Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 02
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Frozen' - Campeón de invierno

     

    Encontrarse a uno mismo es un proceso tan complejo como, en ocasiones, imposible. Pruebas distintas maneras de hacerlo, observas a los demás como si fueran espejos en los que captar señales, o tics, que pudieran servirte de modelo y, en las ocasiones más desesperadas, adaptas formas y maneras de personas que están, claramente, en una situación más evolucionada. Y en esas andaba Disney. Perdida en un presente en el que, sus colegas de Pixar, habían crecido hasta llegar a un modelo de cine avanzadao, restableciendos las reglas del género de la animación mediante obras maestras incontestables del tamaño de, por poner varios ejemplos, 'Up', 'Wall E' o la trilogía 'Toy Story'. Incluso el resto de competidoras se encontraban con aciertos, estructurados en sagas, tan rentables como 'Ice Age', 'Kung Fu Panda' o, especialmente, 'Shrek'. Mientras tanto, la factoría de Mickey Mouse y compañía ofrecía trabajos que nacían envejecidos, prescindibles hasta niveles dolorosos, incapaces de captar la atención de esas generaciones que crecieron con 'Dumbo', 'Peter Pan', 'El Rey León' o 'Hércules', dependiendo de la edad. Sin embargo, hace cuatro años, 'Tiana y el sapo' nos traía de vuelta al Disney más reconocible, adaptándose al presente a través de la tradición y despertando la esperanza perdida. Sin embargo, el público no respondió y la película se quedó en ese lugar en el que solamente vale la reivindicación. Todo lo contrario que 'Enredados', el proyecto que Disney presentó en 2010, con el que decidió unir la animación digital con la narrativa de cuento más encantadora. Aquella revisión del cuento de Rapunzel y la posterior, y notable, 'Rompe Ralph', pusieron las primeras piedras de un edificio que con la reciente 'Frozen' alcanza su primera cima.

     

    Todo tiene encanto, gracia, diversión y, por fin, magia, en esta adaptación del cuento 'La reina de las nieves' de Hans Christian Andersen, que supone la mejor película de la factoría desde 'Tarzán' (1999). Para los amantes del cine de Disney de toda la vida, 'Frozen' es una absoluta fiesta, repleta de guiños, detalles y momentos perfectamente reconocibles dentro de un universo único. Aquí está todo lo que uno puede esperar, y desear, en una cinta de estas características, es decir, entretenimiento para toda la familia, personajes secundarios divertidísimos (ese maravilloso muñeco de nieve enamorado del verano), ternura y canciones. Muchas canciones. Como en los buenos tiempos, Disney apuesta por el musical animado, los números perfectamente estudiados, dinámicos y luminosos a los que ayudan unas canciones con aires de clásicos de la factoría.

     

    Porque de eso se trata, regresar a las costumbres perdidas sin dejar de innovar en ciertos aspectos y resaltar otros adaptados en los últimos años como el protagonismo de personajes femeninos con fuerza y personalidad suficiente para cargar con todo el peso de la película sin ningún tipo de problema. Incluso el mensaje final de amor verdadero encuentra una más que interesante, y sorprendente, lectura que redondea una propuesta convertida en un regalo navideño anticipado. Al final queda la sensación de que Disney se ha encontrado a sí misma volviendo la vista atrás, reafirmando un discurso que la elevó a los altares del cine de animación. recalcando sus virtudes ya conocidas y añadiendo logros, especialmente en el apartado técnico, apabullante en esta ocasión, que engrandece el presente de una factoría que parece haber dado con la tecla. El resto de competidores, incluyendo Pixar, deben tener en cuenta al equipo glorioso que ha regresado a primera división, un lugar del que nunca debió desaparecer, y lo ha hecho colocándose como campeón de invierno. Y, a estas alturas, parece imposible que le arrebaten el título a final de temporada. Felicidades. Para ellos y para nosotros. 

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook