Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 13
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'El Mayordomo' - Sabelotodo

    Todos tenemos la capacidad de identificar, recordar, a ese alumno listillo que, ante cualquiera de las preguntas que lanzase el profesor de turno, alzaba la mano y contestaba con una sonrisa mezcla de superioridad y orgullo indestructible. En el otro extremo, estaba el chaval que, con humildad y timidez, respondía con el mismo acierto pero con la voz baja, sin atreverse a demostrar el talento que escondía. En Hollywood, y más en esta etapa previa a todos los premios en la que ya estamos inmersos, podemos atribuir estas características a, al menos, dos de cada tres estrenos que nos llegan semanalmente. Con suerte, ganarán los segundos, ante los que te quitarás el sombrero pero, por desgracia, también tocará enfrentarse a esas películas que se alzan sin ningún pudor a la caza de toda estatuilla que se precie a base de emotividad impostada, contexto histórico adornado para todos los públicos y reparto de lujo para copar nominaciones. Y no es cuestión de realcionarlo todo con premios pero es que, en el caso de películas como 'El Mayordomo', si ella no oculta sus pretensiones, es más, las subraya con tanta intensidad, ¿por qué debemos nosotros esconder la realidad más evidente?

     

    La nueva película de Lee Daniels, que regresa tras su infame, desastrosa, 'El chico del periódico', es un catálogo preciso de todos los tics, malos, que este tipo de cine suele tener. No falta ni uno. El subrayado constante, la falta de sutileza, las trampas más evidentes. El espectador siente casi como el director y su guionista, Danny Strong, le pasan el pañuelo para secar unas lágrimas que, por impuestas, terminan por no aparecer. Porque uno no es tonto, porque los buenos trabajos no necesitan de carteles con 'Por favor, llore aquí', ni música constante para remarcar que lo que estás viendo es algo dramático, muy triste. Porque lo es. La historia de Cecil Gaines, mayordomo jefe de la Casa Blanca durante el mandato de ocho presidentes, es tema serio, interesante por momentos, sobre todo aquellos ubicados en los despachos, cafés y cenas presidenciales, didáctico en su narración de Historia Americana, pero falto de delicadeza a la hora de tratar un tema como el del racismo, metiéndose en charcos tales como marcar un paralelismo entre los Estados Unidos y el nazismo de Hitler. Es un punto de vista perfectamente respetable, puede que incluso acertado, pero innecesario dentro de una película que recurre constantemente a decirle al espectador que es lo que tiene que pensar y sentir y la manera en la que debe hacerlo.

     

    En un reparto plagado de estrellas, más o menos, destacan (para bien) el siempre eficiente Forest Whitaker, lo mejor de la función, y Oprah Winfrey (para mal), en un papel que ejemplifica a la perfección todos los defectos de una cinta que, a su contundente éxito en la taquilla estadounidense, tocará sumarle un previsible triunfo en los lacrimales menos exigentes. Esas son las personas que, al final, disfrutarán al máximo de una película llena de imperfecciones, irregular hasta la extenuación. 'El Mayordomo' quiere premios, emocionar, aleccionar y entretener. Por ese orden. Y solamente consigue, o mejor dicho conseguirá, los primeros. ¿Qué tú querías cine? Te equivocaste de sala, amigo. Ah, y Dios bendiga América. O algo así dijo el sabelotodo de clase. 

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook