Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 11
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'El juego de Ender' - Ni tocado, ni hundido

     

    Ha pasado el suficiente tiempo para poder hacer una división clara entre las temidas, y temibles, adaptaciones de best sellers juveniles que funcionan y las que no. Las que se convierten en fenómenos más allá de sus páginas y continúan la senda del éxito marcada por su origen literario, ampliando, jugando e, incluso, polemizando con licencias cinematográficas que permiten, en su afán por sintetizar y resumir, condensar toda la esencia de un libro en dos horas de metraje y, por otro lado, las torturas bobaliconas y empalagosas que se centran en contentar a su (masiva) audiencia con el mínimo esfuerzo, remarcando el azúcar y olvidándose del mensaje que pueda existir más allá. En el primer equipo podríamos señalar, siempre centrándonos en los trabajos más actuales, a Harry Potter o, a priori, 'Los juegos del hambre'. En el segundo, citémoslas rápido para olvidarlas del mismo modo, 'Crepúsculo', 'The Host' o 'Cazadores de sombra'. Cada nuevo estreno de este tipo, cada nueva intentona de sacar sagas/taquillazos por parte de Hollywood se ha convertido en una especie de casino en el cual apostar al triunfo o al fracaso absoluto. Sin medias tintas. Ahora, tenemos nuevo chico en esta ciudad. Se llama Ender, también tiene su juego y, afortunadamente, cae del lado de las primeras.

    No he leído la novela original de Orson Scott Card por lo que evitaré las (im)posibles comparaciones y me centraré en lo que 'El juego de Ender' ofrece a los No Lectores, ese sector al que Los Lectores le impiden cuestionar si una adaptación funciona a o no porque, ya se sabe, 'se han saltado muchas cosas'. Dicho esto, la película de Gavin Hood, director cuyo trabajo más conocido es aquel despropósito llamado 'X Men Orígenes: Lobezno', consigue su principal función, entretener a lo largo de sus casi dos horas. O, al menos, la mayor parte del tiempo. A esta historia de ciencia ficción se le nota, demasiado, su división en dos parte, una primera mitad contada con sentido del ritmo y cierta poesía visual en sus mejores momentos y, una segunda, en la que la trama, en su afán por ser épica y sorprendente, termina resultando reiterativa y monótona. Tampoco ayuda demasiado un tramo final apresurado y anticlimático salvado, de nuevo, por la elegante pirotecnia reinante. 

    Sin embargo, 'El juego de Ender' cuenta con suficientes aciertos como para simplificarla en sus (evidentes) defectos. Pese a caer en los tópicos generales de este tipo de trabajos, semi romance adolescente metido con calzador incluido, la película se las arregla para dejar respirar un mensaje interesante. La creación de un líder, la fina línea que separa la autoridad de la dictadura, la pérdida de la inocencia y, finalmente, la reflexión sobre la paz en tiempos de guerra, suponen los pilares básicos de una película que esconde debate moral entre los fuegos artificiales. Comandada (nunca mejor dicho) por un estupendo Asa Butterfield capaz de merendarse a unos desganados Harrison Ford y Ben Kingsley sin apenas esfuerzo, 'El juego de Ender' no emociona, no deja poso, pero propone un entretenido Hundir la flota (espacial) que, sorpresa, permite la reflexión posterior a las palomitas. Ni tocado, ni hundido, agua. A secas. 

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook