Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 09
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Efectos secundarios' - Una notable despedida

    Mucha gente ha criticado a esta 'Efectos secundarios' por esconder en su interior a dos películas totalmente diferentes. El último trabajo de Steven Soderbergh, en todos los sentidos ya que el director estadounidense asegura que se retira del cine, es, primero, un drama sobre el poder de la depresión, un análisis de la factura que deja esta bestia sin piedad ni paciencia y, además, una denuncia algo liviana y superficial de cómo el mundo de la medicina, y especialmente la empresa farmacéutica, aprovecha esta situación para llevar a cabo su objetivo más importante, el de hacer el mejor negocio posible. Asentados personajes y trama, Soderbergh decide entonces realizar un giro de 180 grados y convertir su historia en un thriller clásico, con ecos de Hitchcock, De Palma e incluso Fincher. Un cambio de fondo, que no de forma, en los que muchos han visto una oportunidad perdida por parte de Soderbergh para realizar una de sus mejores películas. Y sí, pero no.

     
    Digo esto porque, si bien es cierto que ese primer tramo resulta especialmente logrado, con capacidad para captar la atención del espectador, sumergido en un retrato de la depresión que destaca las características más caóticas de la enfermedad, Soderbergh se nota mucho menos pretencioso, más liberado, cómo si disfrutara másde su criatura, cuando se centra en los giros de guion, en la sorpresa tras sorpresa, en el truco y la trampa, los recovecos de una historia cuyo único 'pero' se puede encontrar en una resolución algo apresurada y rocambolesca, alejada de la pausa cais hipnótica que la rodeaba durante la mayor parte del metraje. Soderbergh es un tipo inteligente, siempre lo ha sido, y ha ido saltando de género en género, combinando blockbusters con cintas históricas, grandes proyectos con películas casi independientes y, 'Efectos secundarios', recupera el modelo de una de sus últimas y más conseguidas propuestas, 'Contagio', con la que coincide en tono, atmósfera y, sí, en reparto de campanillas. Jude Law y Rooney Mara, geniales, son el eje central de una propuesta que cuenta también con una carismática Catherine Zeta Jones recuperada para la causa. 
     
    Si es cierto que Soderbergh no volverá a rodar una película, no olvidemos que no es la primera vez que realiza esta 'amenaza', el cine perderá a un autor, para lo bueno y para lo malo, uno de esos directores que no dejan indiferentes, comprometidos con su discurso cinematográfico, para el que la variedad y el cambio son elementos indispensables, un realizador que siempre, o casi siempre, ha hecho y contado lo que le ha dado la gana. ¿Qué tenía un filón para rodar una sobria y elegante denuncia a la mafia farmacéutica y el juego que establece con nuestras enfermedades? Sí. ¿Qué le apetecía hacer un, igual de sobrio y elegante, thriller de toda la vida para disfrute del gran público? Pues también. ¿Y quiénes somos nosotros para no respetar los últimos deseos? 'Efectos secundarios' es la película que Soderbergh ha querido que sea. Una notable despedida. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook