Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 17
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Cinco metros cuadrados' - Mirar a la cara

    Hablar de un tema como el de la estafa inmobiliaria, del drama humano que vive una pareja de prometidos cuyas aspiraciones vitales se ven truncadas por la ambición desproporcionada de dos altos cargos del mundo de la política y la construcción, y no caer en la demagogia  y la sensiblería más fácil, es algo complicado. Un reto que han solventado pocos directores y cuyo último gran ejemplo seríaLos lunes al sol’, de Fernando León de Aranoa, cuya validez supera las barreras del tiempo, ganando a esta espléndida ‘Cinco metros cuadrados’, en su capacidad visionaria. Aquella película protagonizada por un inmenso Javier Bardem contaba hace ocho años lo que ahora es una realidad. La película de Max Lemcke, estrenada en 2011, cuenta una certeza del 2011, el desastre tras lo cotidiano, la fragilidad que albergan las ilusiones de alguien tan normal como tú y como yo, pero alcanzando similares logros.

    Narrada con sencillez y tranquilidad, sin necesidad de interrumpir su relato con escenas lacrimógenas ni excesivas, Lemcke, sin despistar el aspecto más social de su trama, decide cargar el peso de la historia en los brazos de su pareja protagonista, formada por una maravillosa, como casi siempre, Malena Alterio y Fernando Tejero. Obviando el tópico de actor cómico que da la campanada en el drama, la interpretación del cordobés eleva a la película al más alto nivel, ese en el que uno olvida que está viendo a un actor para escuchar, comprender, sufrir y sentir con un personaje ejemplarmente escrito que encuentra la respuesta perfecta en la mejor interpretación de la carrera de Tejero y una de las más relevantes de este año que llega a su final.  Pese a que su discurso pueda terminar quedando obsoleto con el paso de los años, algo que sería buena noticia, los gestos, palabras y reflexiones de Álex mantendrán intacta su fuerza.

    Con escenas de innegable poder, por identificación, y con una historia que aumenta, quizás demasiado, su vertiente más rabiosa, ‘Cinco metros cuadrados’ se confirma como una de esas películas pequeñas, contadas con oficio y buen hacer, cariñosa con los personajes que pululan su trama, y que, finalmente, sin hacer ruido, se anclan en la memoria tras su visionado. Porque, lo que nos cuenta, está a nuestro alrededor, nos inquieta, aterroriza y asusta. Lo mejor que se puede hacer en estos casos es ser valiente y mirar a los ojos del problema. Y la mirada de Alterio y Tejero no pueden albergar más verdad en su tristeza, más esperanza en su naturalidad.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook