Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 11
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Fotografía

    Vivian Maier

    Los autorretratos de Vivian Maier son pequeños gestos en los que la presencia de la fotógrafa es casi lateral. Ella está siempre en segundo plano, sin querer destacar, una manera de vivir casi de puntillas. Reflejada en un espejo que alguien transporta por la calle; en el escaparate de una tienda; apenas una sombra al lado de los pies de dos mujeres sentadas de quienes sólo vemos las piernas; su sombra alargada en un malecón casi desierto, el mar a su izquierda;  reflejada en el espejo de su habitación, a media luz; en un lavabo; su sombra al lado de una bicicleta. Así la habremos conocido, ya que durante su vida no dio un solo paso para abrirse camino como fotógrafa. Vivió con humildad, y sin embargo iba construyendo lentamente su mundo de imágenes. En los autorretratos en los que podemos verla con cierta precisión, nos damos cuenta de que su expresión es de una sosegada inteligencia, y que no se maquillaba. Tiene la mirada atenta y viva, y su manera de vestir es siempre parecida: vestidos largos, chaquetas y zapatos de hombre, grandes sombreros, o una gorra, y por supuesto su cámara Rolleiflex colgada del cuello, atenta a su alrededor, a cada destello de las calles por donde caminaba. Me la imagino llena de curiosidad, caminando por Nueva York o Chicago, construyendo ella misma y tan sólo para sí misma la revelación de un mundo que nos ha llegado de pura chiripa, gracias a que John Maloof compró en una subasta su maleta llena de carretes sin revelar por 300 euros. Los niños a quienes cuidó como niñera le ayudaron a sobrevivir en su vejez. 

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook