Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 28
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Unos turistas preguntan

    En el quiosco unos turistas preguntan dónde está la Catedral. En el centro ya hay el inconfundible aire de verano que nos envuelve y que le da a Ciutat un tono algo desenfadado, porque la gente que nos visita suele comunicar un aroma leve: pantalones cortos, camiseta sin mangas, chanclas. Todavía no hace calor, pero dentro de poco los andares serán más quejumbrosos, como si a los paseantes los arrastrara la necesidad imperiosa de avanzar sin una dirección determinada. Quizás la Catedral, que es nuestro faro de los tiempos, sea el lugar más buscado. Y sin embargo aún es posible una mirada alternativa, o varias, otras miradas a puntos de gran densidad. Me introduzco en uno de ellos: nada más abrir la puerta parece que empiezo a viajar a un país que conozco vagamente de otro viaje anterior muy hermoso. La exposición de paisajes nórdicos en el Centro Cultural La Caixa es una emotiva partitura para este verano. Ciutat parece que se convierte en un lugar  para soñar si nos visitan Brueghel el Viejo y Rubens, entre otros. Uno se queda ante la suave realidad de un pasado que está más cerca de lo que parece. Algunos cuadros son tan modernos como una fotografía vanguardista, y acaso más aún, porque la perspectiva del paisaje está tan bien lograda que ningún objetivo sería capaz de igualarla. La visita ha sido más corta de lo deseado, y en seguida llego a la Porta de Sant Antoni para subir al autobús, y allí, en una esquina, dos hombres hablan en voz lo suficientemente alta como para que se oiga con toda precisión a uno de ellos: Si estás solo en casa y notas que te mueres, mira bien de qué te mueres. Recuerdo que el que lo decía gesticulaba como si quisiera que la interpretación fuera irónica, no grandilocuente, ni trágica.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook