Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 30
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Francia

    Unidad y diversidad

    Este otoño, al caminar por Ciutat, recuerdo las ciudades de Francia que conozco. En Lyon comprendo las causas de la racionalidad de las calles y de las avenidas de la ciudad. Es difícil ver en Lyon algún desastre urbanístico: todo parece estar calculado y planificado con sencillez. La mirada sin prejuicios atisba la belleza no en lo más rebuscado sino en las estructuras limpias, las que no ocultan nada.

    Una plaza sin arabescos inútiles, un cuadrado perfecto en cuyo perímetro se puede cenar tranquilamente en cualquier terraza; un paseo al lado del río Ródano, al atardecer, cuando se iluminan los edificios del otro lado; los árboles distribuidos para dar sombra a los transeúntes. Hay una sensación de preludio de París, sin los inconvenientes de París, aunque también hay problemas de difícil solución, como las retenciones a la entrada de la ciudad.

    Viajar es descubrir, y al hacerlo comparamos con aquello que conocemos. Por ejemplo, en una ciudad como Ciutat es absurdo que en las calles se siembren árboles del amor y jacarandas, que son árboles más adecuados para un jardín. Los árboles deberían servir para dar sombra, no para adornar en las dos semanas de floración. Quizás la carrera política de nuestros administradores municipales debería estar avalada por unos conocimientos más amplios.

    En Francia, el estado unitario es compatible con el respeto a la diversidad. No hacen falta diecisiete banderas para ser respetuosos con las diferencias entre las comunidades. Hace tiempo que tengo la convicción de que un proyecto común es de mucha más utilidad para que los problemas reales tengan la solución adecuada

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook