Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 18
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una neblina no tan simbólica

    Busco algo de claridad a mi alrededor, porque en estas últimas semanas han muerto dos amigos míos, y ahora ya sólo están en la memoria, como si se hubieran refugiado allí, envueltos en una extraña neblina en la que no estoy acostumbrado a verlos. No por ser simbólica esta neblina es menos real que la niebla de algunas mañanas de este invierno, o la que ayer rodeaba a la luna, que en estos días crece lentamente hacia su plenitud. Pienso esto en un bar, al que entro para sentirme rodeado de otros ciudadanos que, como yo, quizás también cargan sobre sus espaldas con el peso de algún amigo de la juventud desaparecido prematuramente. Uno de los parroquianos tiene un gran parecido con Carlos Saura, el director de cine, de cuya película La caza extraje un tipo de conocimiento que sirvió para echar un buen jarro de agua fría sobre mi visión de las relaciones humanas. Pero entonces yo era muy joven, y ahora ya no lo soy, y sé que el tiempo califica en un sentido u otro algunas intuiciones de juventud, que podían proceder o bien de la cosecha de otros o bien de la nuestra, mucho más modesta. A su lado hay una mujer de unos ochenta años que lee el periódico con mucha concentración. Tiene el pelo grisáceo, y en su mirada, cuando levanta la vista del periódico y habla con el camarero, hay una prudencia mezclada con ternura que es un aviso sobre las limitaciones del tiempo, que no siempre es capaz de destruir, sino que realza ciertos gestos humanos. En el aumento de entropía hay, quizás, algo de belleza. Y ahora pienso que mi amiga Fina ya no llegará nunca a vieja, y que su recuerdo tendrá siempre la expresión juvenil de sus veinte años, cuando sus movimientos transmitían inquietud intelectual y confianza en la comunicación humana. Ya nada será como antes, me digo, pero es probable que la manera de ir hacia adelante consista en saber administrar bien lo que vamos dejando atrás, irremediablemente.

    Motivo: Bar Bosch. Recuerdo de Fina Navarro

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook