Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 05
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una mujer busca algo en una bolsa

    Hay una mujer sentada en los escalones de la entrada de una sucursal bancaria. Busca algo en una bolsa, y por su manera de vestir me recuerda a las mujeres que fotografiaba Josep Pons Frau hace setenta u ochenta años, aunque nuestras abuelas y bisabuelas formaban parte de un mundo en el que habían nacido y en el que habían podido desarrollar una parte de su dignidad de personas humanas, mientras que esa mujer que ahora busca algo en una bolsa es una mujer que ha llegado de un país en el que la crisis es mucho más fuerte que en el nuestro, y cuando camina por nuestras calles se le nota que es una mujer que ha sido arrancada violentamente de su entorno. Ni tan siquiera es la mujer con alcuza de Dámaso Alonso, que se supone que había llegado en tren de algún pueblo de la meseta. Cuando le deseo un buen año al señor que me ha vendido las naranjas y los pimientos rojos, me contesta lacónicamente que espera que este año sea algo mejor que el anterior, y lo dice en un tono tan apagado que deja traslucir resignación en vez de optimismo. Salgo del mercado para comprar el pan, y las familiares dependientas que yo conocía ya no están, y hay un aire de extravío en el local, como si la panadería hubiera cambiado de dueño. El que me atiende tose y se tapa la boca con la misma mano con la que luego coge el pan. Bastaría con una campaña de mentalización para sustituir la ignorancia por el conocimiento. ¿A cuál de nuestras numerosas instituciones le corresponde esta competencia? Salgo del aparcamiento con la sensación de que los gestores municipales tampoco se dan cuenta de que el aparcamiento de un mercado no ha de ser disuasorio: bastaría que la primera media hora fuese gratuita, y así favorecerían tanto a los comerciantes como a los parroquianos. El cielo, de un azul muy limpio, es una cúpula de bienestar mental que invita a imaginar un estado de pureza que dista mucho de ser real y que no se aviene con todo lo que vemos, aunque sí con la pieza para piano de Schuman que escucho en Radio Clásica. Lejos ya del centro, un niño con casco rojo se desliza, feliz, por la acerca en un patín. La media luna menguante está situada sobre Na Burguesa, como un sueño recién caído de la noche. El empleado de la gasolinera me atiende como si fuésemos, él y yo, viejos conocidos, como así es. La gasolina de 95 octanos hoy cuesta 1,458 euros cada litro, y con 20 euros sólo consigo que el depósito de mi coche se quede más o menos a la mitad. Ahora, desde mi calle, veo a lo lejos una línea de nubes blancas muy densas a lo largo de la bahía, como algodones caprichosos que para llamar la atención se han situado justo encima del horizonte. Al salir del coche se acaba la pieza para piano de Schuman, suavemente.

     

     

    Motivos: Mercat de l’Olivar. ‘Mujer con alcuza’, de Dámaso Alonso. Fotografías de Josep Pons Frau. Alrededores de la Policlínica. 10:30 de la mañana.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook