Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 22
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una fotografía de Catalá Roca, y una cena con jóvenes estudiantes.

    Ceno con cinco jóvenes que me acogen con esa inocencia tan propia de la juventud, cuando aún no ha sido pervertida por la mezquindad de los intereses. Son jóvenes, pero no ilusos. Llevan varios años viviendo lejos del paraguas emocional de los padres, y alguno ya trabaja y ha podido comprobar lo dura que es la vida. No son apolíticos, como nos aseguran las estadísticas, sino todo lo contrario. Uno de ellos plantea ya serias objeciones a su comportamiento social, en un conmovedor y duro ejercicio de autocrítica: no hago todo lo que podría hacer para contribuir a mejorar la sociedad, debería comprometerme más, asegura con voz pausada, con la firme conciencia de quien se atreve a pensar con toda la objetividad de que es capaz. Escuchan mis opiniones con respeto, como yo les escucho a ellos, y aunque yo tenga sesenta años y ellos apenas veintitantos, mi experiencia no es suficiente, ni mucho menos, para que mis conocimientos, casi todos envueltos en la duda, superen a los suyos. Saben más que yo de casi todo, aunque la mirada al pasado la tenga sólo yo, ese especial aroma que sentimos los que ya hemos vivido epiodios más o menos intensos, tanto dolorosos como alegres. La plenitud de la vida es patrimonio de la madurez, pero los objetivos que nos llevarán a ella son de la juventud, gracias al poder que otorga un cuerpo que está en plena forma y una mente que se está construyendo con cada nuevo conocimiento. Uno de los jóvenes me comenta los detalles de un modelo matemático que estudia la evolución de determinados tumores cerebrales. Lo cuenta con gran humildad, como si quisiera comunicarme que el conocimiento se basa, sobre todo, en la insistencia y en el deseo de aprender, más que en un talento innato. Les digo que en la cafetería que hay abajo se gestó un golpe de estado fallido, que se llamó Operación Galaxia, y que fue una especie de campo de pruebas del 23F. Mi observación es la espoleta para hablar sobre las transición política española, que ellos conocen sólo de oídas, de lo que los padres les hemos ido contando y de lo que han leído. Madrid fue el lugar en donde la transición tuvo su epicentro, y muchos de nosotros recordamos nombres de personas, de lugares y de instituciones que no se han borrado nunca de la memoria. Salimos a la calle a medianoche, cuando la ciudad es un inmenso escenario en el que grupos de jóvenes y no tan jóvenes caminamos a la búsqueda de amor, o de amistad, o de recuerdos. Por la mañana en el Círculo de Bellas Artes he contemplado una exposición del gran fotógrafo Catalá Roca, cuyo legado es un conjunto de obras maestras sobre la vida de la Barcelona de mediados de siglo. Los intensos clarocuros de algunas de sus imágenes me rondan por la cabeza mientras camino con mis jóvenes amigos, que me acompañan a la boca del metro de Islas Filipinas, en donde nos despedimos. Una de las fotografías ilustra la portada de una novela que ha estado durante mucho tiempo en los escaparates de las librerías. Un padre lleva a su hijo cogido de la mano por la acera de una calle en la que no se ve a nadie más. Hay una niebla muy intensa, y es una de esas imágenes que aunque provengan de la más estricta realidad parecen más propias de un sueño. Mi sorpresa se debe a que esta fotografía la hizo Catalá Roca en Madrid, no en Barcelona.  

    Motivo: Una cena en el piso de unos estudiantes, en el barrio de Moncloa. Exposición de Catalá Roca en el Círculo de Bellas Artes. Portada de la novela La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook