Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 02
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una atmósfera liviana

    En verano, Ciutat es un lugar abierto a cualquiera que pasee por sus calles, pero sus marcas más personales se desvanecen y se disuelven en una atmósfera poco densa. Anna me lo decía ayer: muchos de los que desembarcan en el aeropuerto van vestidos como si no llegaran a un lugar sino a una playa, a un lugar que no es un lugar concreto sino una construcción de la publicidad. El desvanecimiento de las cosas forma parte de este mundo contemporáneo: la elaboración de la experiencia es en buena parte el resultado de la imagen que los medios de comunicación proyectan en nuestras mentes. Nos dejamos llevar por la maraña de datos entrecruzados que no sedimentan en información alguna. La mente del ser humano se ha convertido en un recipiente de imágenes que no proceden de la realidad sino de una ficción construida para satisfacer unos objetivos. El pensamiento se ha revelado de repente como algo que es profundamente perverso, porque es más fácil dejarse llevar por las costumbres impuestas a las mayorías. Cualquier objetivo deviene absurdo si no se encauza debidamente por las sendas del utilitarismo. Casi sería el resultado del azar más absoluto que tuviera vigencia una aventura a la manera de lo que se dice en Don Quijote de La Mancha: y prosiguió su camino, sin llevar otro que aquel que su caballo quería, creyendo que en aquello consistía la fuerza de las aventuras.  

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook