Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 02
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un trocito de Mundo, por David Teniers

    Camino por Ciutat a las cuatro de la tarde. Me abstraigo mentalmente de la sensación de calor, y no siento más que curiosidad por ver de nuevo alguna de las pinturas de la exposición de la Fundació La Caixa. Está siempre al alcance de la mano, y me detengo para observar detenidamente un cuadro o dos, quizás tres. Hoy me fijo en ‘El tiro de ballesta’ de David Teniers. Un hombre está a punto de lanzar la flecha. Hay dos muros con el blanco en cada uno, para poder lanzar desde un lado u otro. El hombre que está a punto de lanzar la flecha está a la izquierda. Tensa el arco, mientras que otros personajes andan por ahí, y uno de ellos está colocado en un lugar peligroso, teniendo en cuenta la probable dirección de la flecha. En el extremo inferior izquierdo hay tres hombres, de pie; en el extremo inferior derecho hay otros tres: dos sentados en un banco, y el tercero de pie, apoyado en un bastón; abajo en el centro, un poco hacia la derecha, vemos a un hombre de espaldas, que se apoya también en un bastón; y de izquierda a derecha, en segunda línea, vemos al lanzador y a cuatro hombres más. Y ahí está la característica más graciosa del cuadro. A mí me ha parecido graciosa, desde luego. Es ésta: estos tipos de la segunda línea tienen la misma cara. ¡Son el mismo! Qué quiso decirnos David Teniers con este pequeño juego. Quién sabe. La pintura es un juego, parece querer transmitirnos, nada es trascendente en este mundo absurdo. Y quizás tenía razón. Salgo de nuevo al exterior. Hay muchos turistas. Para qué vendrán a pasar tanto calor, me pregunto. En fin, uno se deja llevar por pensamientos extraños, pero siempre es mejor salir por Ciutat a pasear que permanecer frente al televisor. ¡Se me olvidaba! También hay dos pájaros, un perro, y un banco pequeño con una especie de pañuelo rojo encima, y más allá una loma suave, y en la loma se ven dos hombres alejándose, y más allá hay árboles, y nubes blancas en el cielo, y dos casas a la derecha. ¿Hay de todo? No, porque no hay ni una sola mujer, como si a ellas no les interesara tirar con la ballesta. Pero no tiene importancia. David Teniers quiso que una parte del mundo estuviera ahí, sin ninguna trascendencia, aunque quizás, justamente por esto, en la mera descripción de cualquiera escena con unos pocos personajes hay mucha información sobre el Mundo. 

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook