Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 05
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un relámpago en la oscuridad

    Hablo un rato con Luis, siempre alegre y dispuesto a considerar el lado positivo de la vida. Hace algunos meses que no nos encontrábamos por la calle, pero en Ciutat los encuentros se producen periódicamente, porque con el tiempo las personas manifiestan sus querencias por una calle, por un barrio, por una librería, y hacia allí se dirigen y se encuentran con otros que muestran las mismas querencias. Uno de los motivos de añoranza más sensibles es la imposibilidad de volver a encontrarte con un viejo amigo, y esto a mi edad ocurre ya, por desgracia. La última vez que hablé con Rafael, de pie, es un recuerdo poblado de imágenes que se entrelazan las unas con las otras, y a las que se superpone una fotografía en la que se le ve bañándose en una playa, quizás Es Trenc. Las ciudades acaban siendo espacios íntimos, con sus rincones cargados de historia personal, a los que por cualquier circunstancia nos sentimos unidos como si fueran un rincón de nuestra propia casa. Pienso en esto mientras sigo paseando, al atardecer, en esta atmósfera primaveral que en Ciutat se caracteriza por una luz transparente y muy densa, la expresión de los viajeros en el punto de inflexión de una mirada que parece buscar algo que no tengan en su lugar de origen, como hago yo siempre cuando voy de viaje a una ciudad desconocida. Pero siempre podemos encontrar algo en nuestra ciudad que había pasado desapercibido hasta entonces, sobre todo cuando interrumpimos el paso y nos detenemos en el silencio de una plaza o de una calle solitaria. Es como si un relámpago nos hiciera ver en la oscuridad, o en la penumbra de una habitación, y que en el fondo es una mirada al interior de cada uno de nosotros.       

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook