Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 13
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un poco de chocolate

    Lo que se descubre poco a poco nos protege de la indiferencia y de la abulia. Todo es importante: contemplar en estos días la flor del albaricoquero; saborear una copa de vino, no para saciar la sed sino para gozar de un sabor terrenal; reconocer la voz de un hijo que nos llama por teléfono y descubrir en esta alegría la verdad de nuestra existencia; abrir los ojos a cada pequeño gesto de la naturaleza, que es algo así como un signo de la realidad capaz de sorprendernos. Mercè nos ha contado que su abuelo En Joan des Forn, que acaba de morir a los 98 años, tomaba cada día un poco de chocolate después de las comidas, y que siempre estaba de buen humor, y que instaba a sus allegados a vivir con energía. Y este discurso, ajeno a cualquier atisbo de retórica religiosa, le dio sentido a la noche, porque cuando entré en la iglesia las expectativas eran conocidas: un ritual casi idéntico a otros, una sucesión de gestos codificados para mezclar con mis recuerdos personales, entre los que desde luego hay imágenes de infancia en donde mi tío abuelo bromeaba conmigo, o me instaba a irme a Ciutat, como él hizo a mediados de los sesenta. Y siempre con esa expresión de buen humor que tiene que ver quizás con varias generaciones de antepasados que se han dedicado a actividades relacionadas con la alfarería y la panadería: lo esencial. Mercè, al hablar de su abuelo, convirtió la vida de un hombre de casi cien años en un gesto luminoso. Yo también comeré un poco de chocolate después de las comidas, intensamente.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook