Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 11
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un hombre en bicicleta recorre la ciudad

    En la exploración de la ciudad han de coexistir forzosamente muchos antagonismos. Ayer, mientras se celebraba el carnaval oficial, un hombre recorría la ciudad en bicicleta, y se paraba en los contenedores que encontraba en su camino para hurgar en ellos con paciencia y determinación. No parecía un hombre desesperado, ni apresurado: me dio la impresión de que se había propuesto recorrer Ciutat como si realizara un trabajo para poder vivir con la misma dignidad que otros ciudadanos. Y lo hacía con un cuidado especial. No añadía más suciedad a la que hay en los alrededores de los contenedores. Parecía un explorador que estudia sus movimientos para que su presencia no desbarate el entorno. De los desechos de la sociedad de consumo se pueden extraer muchas cosas útiles, y algunos son capaces de aprovecharlas. Todo está a nuestro alcance, incluso la visión sosegada del mundo en los momentos más contradictorios. ¿Dónde están los límites de las necesidades humanas? La corrupción parece que nos delata a todos. Algunos no se conforman con la búsqueda de lo necesario, e intentan ir incluso en contra de la teoría de la utilidad. La ostentación es un tipo de irracionalidad que sólo abastece a los necesitados de lo esencial. La inteligencia se manifiesta en buena parte en la capacidad de distinguir entre lo esencial y lo accesorio. El reparto más justo de los bienes no es una utopía irrealizable, a pesar de la sentencia de Hobbes. Veo la ciudad como si no se agotara nunca su gran mecanismo de vidas humanas que se entrelazan las unas con las otras, en una trama que parece inextricable y que sin embargo abraza signos que se contraponen y se apoyan unos en otros. Un hombre en bicicleta recorre la ciudad mientras suena una música conmovedora que le descubre a cada uno sus insuficiencias, compasivamente

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook