Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 09
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tocar suavemente las cuerdas del entendimiento

    Jordi Soler comentó ayer que en los centros de enseñanza españoles a los que ha acudido para hablar acerca de la Guerra Civil ha de explicar lo más obvio, mientras que cuando va a cualquier liceo francés la situación cambia radicalmente: allí sí que los estudiantes saben en qué consistió nuestra Guerra Civil. Cómo es posible, por consiguiente, que se pueda producir una verdadera reconciliación en España, si somos incapaces de comunicar lo que sabemos a nuestros adolescentes. Jordi Soler ha escrito tres libros sobre la experiencia del exilio, a partir de la vida de su familia, y ha indagado a fondo para saber. Como todos los que han acudido a conversar en estos días a Pollença, es ajeno a cualquier maniqueísmo interpretativo. Las charlas, tan amenas como interesantes, están sirviendo para que cualquiera pueda abrir su entendimiento a múltiples puntos de vista que pueden llegar a ser complementarios, e igualmente útiles. ¿Para cualquiera? Ésta es otra cuestión, y nada baladí, por cierto. ¿Por qué hay tan poco interés en nuestra comunidad por la mayoría de actos que estimulan el pensamiento? Antes de empezar, paseo por el pueblo. Contemplo las esculturas de Pedro Flores, un homenaje a la música y a la naturaleza. La piedra en que se apoya el arpa de hierro conserva tierra y raíces, una señal de autenticidad. Se acerca a ella un hombre que camina apoyado en un bastón, se detiene unos instantes para tocar suavemente una cuerda, y continúa andando. Habrá escuchado con toda claridad la música del entendimiento. Un padre joven con su hijo en brazos se acerca al piano y hace que su hijo toque levemente una tecla, como si esperara que emitiera algún sonido. Y el niño quizás pudo oír algo en su imaginación, quién sabe. En esta plaza enfrente de la iglesia hay una esperanza de comunicación que se puede captar con la mirada atenta, como si este pueblo hubiera decidido hace ya mucho tiempo que hay que homenajear el pensamiento y su eje transformador: los libros y la música, representados en estas esculturas. Más allá me detengo en la estatua de Joan Mas, la leyenda de la historia, la representación simbólica de un pasado en el que dentro de poco habrá que incluir irremediablemente a la última Guerra Civil. Después de sentarme en el Club Pollença para escuchar a Jordi Soler, se sienta cerca de mí el hombre que hace un rato había acariciado una cuerda del arpa.  

    Motivo: Conversación entre Jordi Soler y Miguel Aguilar. Pollença

    Fotografía: escultura de Pedro Flores en los jardines Joan March, Pollença

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook