Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 01
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ses Clotes

    Sensaciones, sonidos, pájaros

    Avanzo como si el camino me llevara a alguna parte, pero de momento no voy a ningún sitio. Tan sólo me dejo llevar. Al aterdecer, el primer día de diciembre, la forma de caminar es en sí misma lo que sirve. En el algarrobo que hay justo enfrente del transformador se oye el canto de los pájaros, gorriones que buscan su lugar de descanso. El sol ilumina el Puigblanc y lo inunda de rayos anaranjados,  y son tan anaranjados porque vienen de lejos. Los almendros han sufrido la extenuación de su historia larguísima, y han sido podados por enésima vez, y por fortuna para ellos, porque sobreviven casi en el límite de lo heroico. Hay parcelas muy verdes y otras, recién aradas, tienen ese gris ceniza de la resistencia que tanto nos entusiasma cuando reconocemos lo que se ha de saber: lo más preciso. Un ruido de helicóptero sobre el horizonte, desde Tramuntana, me llama la atención. Se acerca, pero dura poco. Y hay unos minutos de silencio sobrecogedor. ¿Va a ocurrir algo? ¿Presagiamos los acontecimientos inminentes? Miro hacia arriba y veo un círculo inmenso de estorninos. Cuánto puede medir el diámetro. Pasan sobre mí como una exhalación, y huyen como un único organismo vivo. Me quedo en un estado de suspensión, como si la experiencia fuese incomunicable, casi etérea.  Se oye ladrar a un perro. Y, lejos, un disparo de escopeta.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook