Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 25
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ciutat

    Quioscos

    Qué pocos quedan. Hay barrios en los que ya empieza a ser difícil poder adquirir un periódico. ¿Disminuye el número de lectores porque hay menos quioscos, o al revés? Qué más da: seguramente la causa va en las dos sentidos. El hecho es que cada vez hay menos establecimientos en los que comprar el periódico. La sensación de abrir el diario y de buscar el artículo que se está esperando: el lector es un adicto al placer de alimentarse de ideas de otros, que le aportan el bienestar de algún conocimiento nuevo, o de alguna imagen del mundo que le ha de completar su visión, siempre incompleta. Y también zozobra, que en cualquier caso forma parte de lo que vemos, y sentimos. Aún recuerdo los artículos de Gabriel García Márquez, hace treinta años, que salían cada miércoles, y que para mí suponían un festín de felicidad. Con el tiempo uno se abre a muchas posibilidades, y las noticias empiezan a interesar no sólo por lo que sucede en el mundo, sino por las implicaciones en todos los ámbitos de la experiencia. Lo que ocurre en el exterior es lo que se siente en el interior de cada cual, irremediablemente. En mi barrio ha desaparecido el quiosco del supermercado, y también el de la clínica, que era una posibilidad al alcance de la mano. Ahora sólo queda la exigua oferta de la gasolinera, pero no me sirve, porque no aceptan mi tarjeta de abonado. Esta mañana, caminando con mi mochila a la espalda, he sido de los primeros en adquirir el periódico en el quiosco de la Plaça del Progrés. Lo he cogido del suelo, cuando la señora encargada del establecimiento aún no los había colocado en las baldas giratorias. En el momento en que la tarjeta pasa por la ranura del datáfono saltan a la vista los titulares, como un aperitivo, Una plaza con un quiosco es una plaza auténtica, porque desde ella se puede ver no sólo lo que está a nuestro alrededor sino lo que nos viene de lejos, como una posibilidad real de ser ciudadanos del mundo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook