Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 28
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Por si acaso hubiera que salir corriendo

    En cualquier experiencia puede surgir un descubrimiento que nos estimule, como me ha ocurrido a mí con los tres retratos de Eduardo Arroyo que vi en la mañana de ayer. Es irrelevante que sean autorretratos, porque lo que vemos en ellos va más allá de la cara de una persona concreta. De inmediato surgen conexiones con la experiencia del observador, que se identifica con el personaje, porque en sus rasgos elementales, casi esquemáticos, hay algo que puede ser considerado universal. Y ese algo es la expresión de asombro, lo que nos sitúa frente a la realidad desde el punto de vista de alguien que no se acaba de creer lo que ve o que, si se lo cree, le causa confusión o sorpresa. La cara de cada retrato es la misma, porque los cambios entre las tres (las cejas más o menos enarcadas, la longitud de los labios cerrados, la expresión de los ojos, la virtual nariz roja ) no alteran la esencia de la expresión. Lo que cambia es el sombrero. El de color verde tiene el ala plana y una cinta alrededor de la parte baja de la copa, que en su cima tiene una pequeña concavidad. El de color rojo no tiene ala, y la copa cilíndrica se cierra en una curva convexa. El de color negro tiene el ala abarquillada pero no acaba de ser un sombrero hongo, porque la copa no es semiesférica, sino cilíndrica con el extremo superior redondeado, como el sombrero anterior. Lo que ve este personaje le enrojece la nariz y los labios y le da a su expresión una apariencia de hombre socarrón y pendiente de lo que se le vaya a caer encima en cualquier momento. Es lo que nos ocurre ahora a muchos, cuando miramos lo que hay a nuestro alrededor, y no sabemos si reír o llorar, o si seguir mirando con la intención de estar atentos y muy prevenidos, por si acaso hubiera que salir corriendo en cualquier momento, inmediatamente.

    Motivo: Exposición de Eduardo Arroyo. Museo Español de Arte Contemporáneo. Fundación Juan March.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook