Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 14
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Paréntesis

    Cerca del mar, el domingo tiene todos los ingredientes de un día de fiesta, aunque sólo lo observemos desde una terraza, sentados a la manera de quien ha decidido no hacer nada durante unas horas, mirando hacia lo que tiene a su alrededor sin ninguna intención, salvo para el placer más o menos estético de gozar de la luz primaveral. Lo que determina el comienzo de la mañana es la sensación de que es posible dejarse llevar por esta dulce sensación de pasividad, como si el mundo estuviera a nuestro lado sin interferir en nuestra mente con los horrores próximos o lejanos. La impaciencia de los días laborables sedimenta en los datos de nuestra economía improductiva, en los comentarios de catástrofes personales y colectivas que acechan por doquier en el sur de Europa. Así que una mañana de domingo es un alivio, aunque siempre puede caernos como una losa una noticia de portada que haya surgido de cualquier cajón que alguien abre y de repente ¡zas! se encuentra con documentos que sacan a flote a un nuevo embustero que ha arañado las cuentas públicas o privadas. Pero ahora estoy aquí, sentado, en este bar de las afueras, y acaba de llegar Carol, que es una mujer encantadora que proyecta felicidad no sólo en esta terraza sino en todo el barrio. Sant Agustí es tan cosmopolita que se tiene la sensación de que aquí los problemas se pueden poner entre paréntesis, y que uno puede diluirse en una indolencia momentánea, por lo menos hasta la mañana del lunes. En fin, aprovechemos el momento.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook