Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 17
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Para sentir el otoño

    Ayer quizás me alejé inconscientemente de Ciutat para comprobar que en Valldemossa sí se celebra el otoño: los castaños me remiten a la idea de un cambio que no se limita a alterar la forma sino a mostrar lo que hay por debajo del color, o de la circunstancia. La piel de cada población siempre muestra no sólo la superficie sino también lo que se transparenta a gran profundidad. Una mujer camina por la calle como si llevara a cuestas las sucesivas mujeres que ha sido a la largo de su vida. En la panadería hay un calor tibio, como de hogar. Un hombre coloca el tomate sobre el pan en un gesto de creación certera: hay procesos que en su simplicidad requieren mucha destreza. Y al salir me cruzo de nuevo con la mujer de antes. Camina y camina superando las dificultades con una sutil combinación de astucia y valentía. Cuánto le cuesta subir un escalón. Todo lo que yo hago sin apenas concentración a ella le cuesta muchísimo. Pero también me gusta hablar unos minutos con el payés que vende frutas y verduras. Su lugar en el mundo es un centro preciso: el de lo necesario. Me ofrece un caqui pequeño que se parece a una joya de la naturaleza. Es de color rojo intenso, y la carne es suave y dulce. Me lo como a su lado mientras hablamos de alcachofas, de coliflores, de judías verdes. Una charla con él es siempre el empiece de algo sorprendente, porque en un instante determinado se produce una cima solemne a causa de cualquier detalle inadvertido.  A media mañana el domingo tiene la vieja consistencia de los días que ofrecen mucho de forma casi metódica, sin apenas esforzarnos. Nunca me gustó el verso El mundo está bien hecho, pero agradezco a Jorge Guillén que lo escribiera.         

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook