Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 10
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ciutat

    Palma Fotográfica (y IX). Disposición del ánimo. Alaska

    Dejo para el final la geometría de Ciutat, que es lo que te encuentras sin buscar, porque es pura imaginación. Para qué preocuparse de la geometría: hay que encontrarla, como si estuviéramos en un libro desconocido, no sólo en Euclides.

    Continuar caminando por Ciutat, por supuesto, y detenerse a tomar una cerveza en el Alaska, ese reducto para melancólicos y para viajeros que no saben de la ciudad más que lo que sale en las guías. Sentarme a la barra y mirar despacio, mirar hacia el empiece de la calle Unió, por donde vienen los solitarios de los domingos que no saben a dónde hay que ir.

    La esencia de Ciutat está en estos sitios que los domingos nos acogen, y el Alaska es uno de ellos. Lo compruebo este domingo como si acodado en la barra de Alaska, recogiéndome en mí mismo, hubiera abierto una ventana al mundo, quizás con una canción de Serrat o de Nat King Cole en la memoria, o con la viñeta de El Roto, para no perder la lucidez. Las fotografías sirven para entender mejor lo que nos rodea y para entendernos a nosotros mismos, un poco al azar, procurando no sufrir traspié alguno, y para avanzar con la mirada presta a que todo lo que se observa no sea desproporcionado a nuestro entendimiento. Y si hay que tropezar en algo que sea con un poco de humor, como si aún fuésemos buscadores de experiencias.

    De ahí surgirán la geometría de Ciutat, y la fotografía del ascensor, que es por fuerza un autorretrato visceral, la cara de alguien que se aleja y se acerca a la vez, sin inocencia, irremediablemente.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook