Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 02
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ciutat

    Palma Fotográfica (VI)

    Socors es una calle que puede llegar a inquietar, si no se mira con atención, porque su superficie incita a recordar lo que era antes de ahora, pero cuando se camina por ella uno se da cuenta de que es casi hermosa, sobre todo en una imagen fotográfica. En los días laborables hay viejos que empujan su carrito de la compra, personas atribuladas que van a los juzgados, solitarios cuya sombra les persigue. Hoy no hay casi nadie. Dejo atrás la Plaça de Llorenç Bisbal y llego al Temple, el mar asomando ya. Continúo hasta la Plaza de Llorenç Villalonga como una obligación. No hay geometría reconocible en esta parte de Ciutat, aunque Euclides no es ya el único norte de la geometría. Sin embargo, es muy difícil aceptar otro tipo de punto de vista en los entramados urbanos. La imaginación es la que crea las figuras, si éstas no están a la vista. Así como antes de resolver un problema de matemáticas es preferible leer detenidamente el enunciado, y no ponerse a amborronar el papel cuanto antes, la fotografía requiere sobre todo mirar lentamente sin dejarse llevar por impulsos que no conducen a nada. Soy firmemente partidario de que un concurso como éste debería de realizarse con la cámara analógica, porque sólo así se apreciaría la labor de selección, sin posibilidad de desbordamiento alguno. Pero lo comprendo: sería demasiado caro. Concursar es someterse a unos normas, y las normas son las que nos conducen de aquí para allá. En el segundo control nos entregan los dos asuntos que faltan para completar los seis. Coloco el papelito en mi bolsillo y me dirijo al Call, y de ahí a Cort, y desde Cort decido ir a la Plaça del Rosari, en donde hay un banco muy bien diseñado desde el que se observa un pequeño rincón que siempre me ha gustado mucho. El banco de piedra, un arco de cien grados, aproximadamente, está solo, y huyo con determinación de nuevo hacia el Bosch para reencontrarme con los ciudadanos que consideran que Ciutat existe, aunque  sea domingo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook