Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 26
    Junio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ciutat

    No al brexit

    La irresponsabilidad de Cameron nos va a resultar muy cara a todos los europeos. Aunque viene de lejos, no de Cameron. Viene de una manera de enfocar la visión de Europa basada en un nacionalismo rancio, que avanza a base de mentiras, a base de buscarse enemigos ficticios. Un referéndum en el que se ha de contestar a una pregunta simplificadora no se termina en el recuento de votos y en la aceptación del resultado. No, no se termina ahí. Los efectos siguen, y se manifiestan en la decepción de una parte del país, una parte que puede llegar a ser la mitad, como ha ocurrido en Gran Bretaña. Y como ocurriría en Cataluña. Las mentiras pasan una factura que no se puede pagar, porque el precio de la decepción  en política es la falta de legitimidad de los gobernantes que han utilizado la irresponsabilidad como método. Voy a mi querido Bar de los Ingleses a media tarde. Hablo con una parroquiana, que comparte con nosotros esta alegre terraza, a unos metros del mar. Se creían que era un referéndum sin consecuencias, muchos de mis compatriotas se lo habían tomado como una votación más, dice, compungida. Mientras, en la web del Parlamento aumenta ininterrumpidamente el número de británicos que piden un segundo referéndum.  Incluso durante la noche ha aumentado el numero de firmantes, que llegará a los tres millones en el transcurso de la mañana de hoy domingo. Deben de ser los jóvenes, que ven su futuro lleno de incertidumbre. Ellos, que han votado no al brexit, no están dispuestos a bajar la cabeza sólo porque unos políticos irresponsables pongan en entredicho su futuro. Europa ha de ser sinónimo de Unión, por muchos que sean los problemas que se nos presenten, pero ahora este postulado que dábamos por evidente se nos ha roto y nos hemos quedado con unas manos heridas que hay que curar cuanto antes. Y va a ser difícil, porque el trabajo que se tiene por delante es inmenso: se trata de avanzar con el lastre pesado del brexit. Y para esto va a hacer falta toda la inteligencia disponible, tanto en los 27 como en Gran Bretaña, en donde un porcentaje importante de los que han votado brexit empieza a arrepentirse. Se han dado cuenta del engaño de las consignas: no, el dinero que se iba a  ahorrar al no ser contribuyentes de la Unión no se va a dedicar a la Sanidad; no, no podrán impedir que entren inmigrantes al país. Cuenta Timothy Garton Ash, catedrático de Estudios Europeos en Oxford, en su artículo de hoy en El País, que ha recibido un mensaje de un amigo francés en el que dice: "Ce n'est qu'un au revoir, mes frères / Ce n'est qu'un au revoir" ("No es más que un hasta la vista, hermanos, no es más que un hasta la vista), la versión francesa de Auld Lang Syne. Debajo, termina: "Amamos a Inglaterra".

     

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook